Mérida, Junio Miércoles 12, 2024, 03:45 pm

Inicio

Opinión



Desde mi Parroquia

“Canaguá cumpleañera” por Padre Edduar Molina Escalona

Diario Frontera, Frontera Digital,  Padre Edduar Molina Escalona, Opinión, ,“Canaguá cumpleañera” por Padre Edduar Molina Escalona
“Canaguá cumpleañera” por Padre Edduar Molina Escalona


Canaguá está de fiesta. La celebración de sesquicentenario de su fundación como Parroquia Civil, llena de júbilo a sus hijos y enaltece la gloriosa historia de los apartados pueblos del sur merideño.

 

Corría el año 1872, el mismo del inicio de la construcción del Palacio Federal Legislativo en Caracas por el entonces presidente de Venezuela Antonio Guzmán Blanco, bajo el pontificado de Pío VII y ocupando la sede Episcopal de Mérida su octavo Obispo, Monseñor Juan Hilario Bosset y como Presidente Provincial del Estado Mérida, Dr. Lope María Tejera (1826-1912) de profesión farmaceuta, además de haber ocupado el puesto de Vicerrector de nuestra ilustre Universidad de los Andes, además de haber sido el progenitor del ilustre poeta merideño Humberto Tejera.

 

Es cuando el Dr. Lope Tejera decide erigir como Parroquia Civil con el nombre de Libertad, nuestra actual capital del municipio Arzobispo Chacón; Decreto refrendado por el entonces Secretario General Pedro de Jesús Godoy, con fecha de 27 de junio de 1872.

 

Varias fueron las condiciones que favorecieron la firma de este Decreto, entre ellas se encuentran, sus primeros pobladores de migrantes de origen europeo, venidos de Bailadores y Pregonero, con enorme talante de emprendimiento y laboriosidad, con gran resonancia en toda la geografía local y nacional, además de su rápido crecimiento demográfico, su privilegiada ubicación geográfica, en medio de gran número de comunidades sureñas, permitieron vislumbrar futuro prometedor para futuras generaciones.

 

Pasarían tres años para que en 1875 el entonces Vicario Provisor de la Iglesia merideña, Monseñor Tomás Zerpa la elevara a Parroquia Eclesiástica con el nombre de Nuestra Señora del Carmen de Canaguá. Y noventa y tres años, para que en 1965 fuera elevada a capital del nuevo distrito Arzobispo Chacón.

 

Este 01 de agosto recordamos con gratitud el centésimo quincuagésimo de la instalación de su primer gobierno parroquial, bajo la autoridad de su primer jefe civil, José Antonio Belandria, quien luego de tomar juramento del citado gobernador Lope Tejera, se traslada a la población de Canaguá y reúne aquel jueves, primer día del octavo mes de 1872, las demás autoridades designadas en el decreto del Ejecutivo Regional y les toma juramento, figuran: Ezequiel Molina como Juez de la Parroquia, además de los designados Patricio de Jesús Vega, Domingo Belandria y como secretario interino Eduardo Newman. Ilustres surmerideños que con verdadera vocación de servicio y compromiso dieron apertura al camino de progreso de nuestro terruño surmerideño.

 

A lo largo de ciento cincuenta lustros Canaguá ha sido cuna de destacados profesionales en todas las áreas del saber y el servicio a la humanidad. Hoy referencia en el país y más allá de las fronteras patrias.

 

Recordar es vivir. Aquella primera aldea de doctrina agustina, luego caserío de migrantes, llegó a ser parroquia, luego distrito y finalmente capital de municipio. Todo un camino de superación y desarrollo integral fruto del trabajo en equipo, de la suma de talentos, aportes, consensos y una buena dosis de fe y trabajo.

 

Para 1972 se celebró por todo lo alto el “Centenario de Canaguá”, grandes celebraciones y juntas organizadoras, lograron notables progresos para la comunidad, como la primera visita de un presidente de la Republica, Dr. Rafael Caldera, dejando obras perennes como la electrificación, la culminación de la carretera por Estanques, el terreno para el liceo, entre otras tantas iniciativas.

 

Hoy después de cincuenta años, son muchas las necesidades y desafíos de sus comunidades, como la precaria condición por falta de combustible que paraliza la producción agrícola y movilidad de su gente, la migración forzada de sus jóvenes, la desaparición de sus entidades bancarias, entre otras tantas complejas realidades que nos llevan a un mayor atraso y aislamiento de las grandes urbes del país.

 

Nuestra felicitación al Señor Alcalde Omar Fernández y todo su equipo por la extraordinaria programación prevista durante todo un año jubilar para festejar, como una sola familia, y renovar nuestro compromiso de surmerideños sembradores de bien y esperanza.

 

Quiera Dios que este sesquicentenario nos ayude a poner la mirada en nuestro terruño canagüense y mantener la unidad frente a todo intento de división ideológica.

 

Como bien lo dijo el Papa Francisco “La historia la construyen las generaciones que se suceden en el marco de pueblos que marchan buscando su propio camino y respetando los valores que Dios puso en el corazón”.

 

Mérida, 31 de julio de 2022





Contenido Relacionado