Mérida, Enero Lunes 30, 2023, 12:32 am

Inicio

Opinión



Bancos y el despertar a la realidad por Alberto José Hurtado B.

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alberto José Hurtado B., Opinión, ,Bancos y el despertar a la realidad por Alberto José Hurtado B.
Alberto José Hurtado B.


El despertar a la realidad pretende dejar en evidencia la carrera que existe entre la economía y la sustentabilidad, para reducir el riesgo climático. Cada día se presentan estudios relacionados con la relación cambio climático-mercado financiero, los bonos azules, la transparencia de los bonos verdes, y el riesgo real que enfrenta la humanidad con una actividad económica soportada en combustibles fósiles.

El cambio climático a nivel de sostenibilidad ambiental se involucra con el mundo financiero cuando en repetidas ocasiones se insiste en la expresión: “vivamos de manera tal que no dificultemos la vida de las generaciones futuras”. Esta representa el principio base de la no vulneración del derecho a vivir en un ambiente natural sano y con mínimas perturbaciones ocasionadas por el desarrollo industrial; pero va en contra de las bases que rigen el sistema y el mercado financiero mundial. Es decir, el corazón del mercado de capitales es guiado por la toma de decisiones amparadas en más y mejores inversiones que han reprimido a lo largo de la historia el espacio natural del planeta.     

Las altas contradicciones entre el funcionamiento de los mercados financieros y la protección del medioambiente datan del análisis ortodoxo de la economía, que desde el Acuerdo de París no puede ocultar un futuro verde de verdad. Sin embargo, la realidad es que dentro de las 166 empresas que hacen parte del índice de S&P Global Oil, existen millones de inversionistas que tienen sus recursos en acciones que brindan 19 veces los beneficios que reportan las empresas de otros sectores productivos.

Sin embargo, existe una buena apuesta para que los productores de petróleo a menor costo dejen de producir, pero el ruido en el mercado financiero es muy alto; al igual que el costo de su colapso. A partir de esto, el pánico de los inversionistas sobre los rendimientos de su dinero en las actividades de más emisión de carbono a la atmosfera choca con las prudentes hipótesis acerca de la cantidad de carbón que la tierra podrá soportar para evitar un mayor nivel de calentamiento global —desde este momento y hasta 2035, la meta es no superior a los 2 °C—.

Existen posiciones encontradas, las investigaciones periodísticas y la discusión en la academia interesada en el tema señalan que, para evitar el cambio climático y conseguir estabilidad en las emisiones de carbón, se debe alcanzar un gasto de capital en las actividades de emisión de 41% para el gas y de 24% para el petróleo, por lo menos hasta 2025.  Esto representa un amplio sacrificio expresado en billones de dólares —entre 2 y 2,3 billones de dólares aproximadamente—. A partir de lo cual entra en juego la actuación no transparente de los gobiernos que dicen estar comprometidos con la estabilidad del riesgo ambiental, ya que no aclaran a las industrias e inversionistas vinculados con el sector de combustibles fósiles las consecuencias de no cumplir con las metas de emisión. En este orden, es popular escuchar en las discusiones sobre el tema la generalización del episodio de esquizofrenia que sufren los mercados de capital producto del cambio climático, dado que insisten en el discurso del riesgo no es real.

En el llamado a la moral de las actividades industriales verdes, sobresale la necesidad de tomar una dirección entre 1) cambiar el comportamiento de la demanda mundial de mercancías o 2) continuar la producción de bienes derivados de los combustibles fósiles. Ante esta disyuntiva, los bancos parecen ceder cuando en convenciones aceptan dos compromisos: la acción sobre el carbón y la responsabilidad de continuar financiando actividades sostenibles. De esta manera, los bancos han normalizado la forma de evaluar el riesgo y la promoción de un papel positivo del sector sobre este tema de vital importancia para la humanidad.

* @ajhurtadob





Contenido Relacionado