Mérida, Febrero Viernes 03, 2023, 10:12 pm

Inicio

Opinión



Barack Obama, una tierra prometida por Carlos Guillermo Cárdenas D.

Diario Frontera, Frontera Digital,  Carlos Guillermo Cárdenas D., Opinión, ,Barack Obama, una tierra prometida por Carlos Guillermo Cárdenas D.
Barack Obama, una tierra prometida por Carlos Guillermo Cárdenas D.


Hoy 16 de agosto de 2022 concluí la lectura del libro Barack Obama, una tierra prometida (A promised Land, 2020). Libro fascinante de memorias, lleno de anécdotas, experiencias, pasajes y distintas facetas de su trayectoria como político de una nueva generación de estadounidenses. Un hombre que desde temprana edad buscó la identidad como persona hasta convertirse en líder de la mitad del mundo durante los ocho años de presidente de los EEUU.

Su padre Barack Obama Sr fue keniano, economista que llegó a las islas de Hawái y su madre Ann Dunham, antropólogo. Se conocieron en la Universidad de Hawái. El matrimonio apenas duró dos años, cuando el padre regresó a Kenia.

El libro comenzó a escribirlo en su último viaje a la Isla de Hawái como presidente, después que su partido Demócrata perdió las elecciones frente al candidato del partido opositor, que como él mismo lo definió era alguien diametralmente opuesto a lo que él representaba.

Con crudeza relata su experiencia de vivir en Indonesia cuando su madre contrajo segunda nupcias con un nativo y observar el abismo que existían entre las élites adineradas y masas empobrecidas. Percibió la estrechez económica de sus abuelos maternos. También fue consciente de las jerarquías existentes entre sus compañeros de la escuela privada relacionada con el nivel social y económico de sus padres. Estas preocupaciones que cavilaban incesantemente en aquel cerebro adolescente encontraron refugio en la lectura de libros, hábito que fomentó a temprana edad. Cuando acompañaba a su madre al trabajo durante la estadía en Indonesia y manifestaba el aburrimiento que le causaba la estadía allí, la madre para distraerlo le exhortaba la lectura de un libro y que luego se lo relatara.

Vivió muchos años con los abuelos maternos mientras su madre permanecía con su pareja en el lejano país oriental. En tanto su abuelo iba a la búsqueda de un palo de golf, el adolescente iba a las viejas bibliotecas de Hawái por libros de tapa dura para saciar la necesidad de lectura. A la abuela le pareció magnífico que el joven tuviera amor a la lectura. La lectura era una rutina después de los juegos de baloncesto o de la ingesta de un par de cervezas con sus amigos generacionales.

Cuando terminó la lectura del primer conjunto de libros, fue de nuevo a la biblioteca local en búsqueda de más. Con un lápiz marcaba las palabras que no entendía e indagaba la pronunciación correcta. Confiesa que sus lecturas fueron desordenadas y sin orden alguno.

El joven veinteañero que llegó a la cosmopolita ciudad de Chicago para vincularse con las comunidades más deprimidas, los afrodescendientes, latinos y asiáticos, alcanza en tiempo récord la diputación a la asamblea legislativa local.

Cuando culminó los estudios del College (1979), el bagaje de conocimientos le permitió mejor entendimiento de las cuestiones políticas de su país. La avidez por los movimientos sociales encontró espacio en sus preocupaciones tan pronto abandonó el College. Conoció por las lecturas a personalidades como Mahatma Gandhi, Lech Walesa, Martin Luther King, John Lewis y Diane Nash.

Luego de dos años en el College, se mudó para la Universidad de Columbia, New York City. Vivió como un monje que leía, escribía, llenaba diarios, lo que permitió poquísimas asistencias a fiestas universitarias. Años más tarde recordaría que cuando releía aquellas notas marginales de su diario, sentía entrañable cariño por el joven que fue, inquieto por dejar una huella en la vida. Eran los años de la década de los ochenta. Reagan a la presidencia, los años del conservadurismo, con una economía que entraba en recesión. En aquel joven el tiempo no estaba para la diversión como sus compañeros de aulas universitarias. Comenta como fue superando la temprana timidez, la enorme brecha entre sus arraigadas ambiciones y lo que hacía con su vida. Sentía temor a sentirse rechazado por el color de la piel y el nombre musulmán.

El empeño para superar esas flaquezas y temores dieron resultado como producto de un empeño sostenido en el tiempo de corregir esas conductas. Durante su estadía en la ciudad de New York, aprendió a comer atún y huevos duros como fuente de energía, a los ejercicios de manera regular, a correr por el Central Park. Aprendió a deshacerse de pertenencias superfluas, se preguntaba “quién necesita más de cinco camisas?. Aprendió a cuestionar sus propias creencias, algunas de ellas podrían resultar inútiles para lo que creía sería su vida de madurez.

Siempre pensó que había nacido en el mejor país, lo aceptó como una realidad. Rechazaba la idea que los EEUU no había estado a la altura de sus ideales. Sostenía como el pensador Tocqueville que los hombres son creados iguales, ninguna persona es inferior y superior a otra. Además, se aferraba a la idea que, por encima de la Ley sólo Dios.

Apreciaba y valoraba el esfuerzo de la madre soltera con cuatro hijos para que alcanzaran la universidad, el sacerdote irlandés que abría las puertas del templo para que los muchachos tuvieran una alternativa a las pandillas juveniles, el obrero siderúrgico que tras ser despedido volvió a estudiar para convertirse en trabajador social.

Más tarde reconoció que no había una única manera de ser negro sino bastaba con ser buena persona.

De la estadía en la gran ciudad que nunca duerme, marchó a la Escuela de Derecho de la Universidad de Harvard.

Después de la estadía en Harvard, regresó a Chicago ya con estudios de 4º nivel. Comenzó a pensar en ejercer un cargo público. Así, después de ocupar cargos representativos a nivel regional, es electo senador por el estado de Illinois en 1996 y presidente de los EEUU en 2009. La historia posterior es conocida mundialmente y será descrita por el expresidente en el segundo volumen a publicarse.

Mérida, 16 de agosto de 2022




Contenido Relacionado