Mérida, Febrero Lunes 06, 2023, 07:04 pm

Inicio

Opinión



Venezuela, tierra bondadosa por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Venezuela, tierra bondadosa por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado


Hoy hago un paréntesis en mis acostumbrados temas de comercio internacional, nuevas tecnologías y economías de Asia-Pacífico, para escribir de mi amada tierra Venezuela. En esta oportunidad hemos ido y venido, siempre vamos con alegría y regresamos con alegría. El recibir y dar amor, cariño, respeto y tolerancia amenizan la amable bienvenida que siempre recibimos desde hace algún tiempo. A la familia, el gran amor de los amores, agradecemos el profundo cariño con el que nos reciben y conviven; expresión máxima del aprendizaje que da la lejanía. La unión familiar crece porque se aceptan las necesidades y satisfacciones desde el fraterno amor y el poder compartir en vida lo que sentimos incondicionalmente el uno por el otro, todos miembros de una familia.

Agradezco las miradas de profundo cariño y reconocimiento del paisano, que de vuelta escuchan un por favor y gracias que hace recíproco compartir con personas agradables y agradecidas. Porque no nos olvidamos, la cálida sonrisa y la amable palabra ahora deja fluir la receptividad y la jocosidad características de los venezolanos.

El esfuerzo público-privado es evidente. Los primeros empeñados en recuperar la infraestructura física —al menos en mi ciudad natal Mérida—. Las carreteras, autopistas, caminos, calles y el famoso ABC les agradecen y dejan ver las caricias a las superficies y senderos. Siempre es muy importante demostrar lo que se es como persona humana, entonces, la limpieza de las áreas verdes, la pintura de fachadas e iglesias, la cura de grietas y el agradable sonido del dúo asfalto-cauchos sacan una sonrisa. El esfuerzo suma para ustedes y para quienes ahora reconocen la reconfiguración de la Venezuela que tenemos, es fundamental ir en pro del beneficio de todos y no de unos pocos.  

Y los segundos, los empresarios y todo aquel decidido a la actividad lucrativa empresarial-comercial, recordarles que la historia moderna de muchos países ha legado grandes experiencias y lecciones desde el papel de la gobernabilidad corporativa —por ejemplo: economías del centro, sur, este, noreste y sudeste de Asia—. No solo se han aplicado estrategias a la administración empresarial, sino a la convivencia cercana y simbiótica entre lo público y lo privado —entre la bota militar y el cuello blanco— dejando ver que los impuestos se pagan porque como empresario usufructo el derecho para la acumulación de riqueza, también pago salarios de acuerdo a la profesionalización y experiencia de los trabajadores porque uso el valor y la especialización del trabajo, asimismo, reparo escuelas, calles y apoyo obras sociales en la comunidad donde realizo actividades empresariales. De esta manera, se reconoce la importancia de la buena gobernabilidad corporativa a partir del impacto que se causa a nivel de la sociedad y el ambiente, y se desarrollan habilidades blandas que preparan a la empresa para enfrentar un entorno de mayor competencia

El acompañamiento ahora es de todos, Venezuela sigue siendo una tierra bondadosa, no cierra sus fronteras a la inversión ni a los migrantes que llegan al país. Tampoco niega la identidad a los niños que ya no crecen en el país, porque reconoce que regresan a él para sentir ese nervio en el estómago que significa sacarse la cédula por primera vez y meterla en la cartera. Venezuela, tierra bondadosa a donde los venezolanos por el mundo siempre retornarán para compartir una carnita asada o un buen sancocho que —con polarcita bien fría— permite amenizar los chistes y abrazos con grandes amigos. Venezuela, tierra bondadosa y rica en amor, como el degustado con el pan isleño, el pan francés, el pan tovareño, los cachitos, la Maltín, el queso ahumado, las paledonias o cucas, la chicha, el pepito, los pastelitos, todo pagando y pidiendo ñapa, sacando sonrisas cuando decimos “Epa dame mi vuelto, no seas pingo”. Muy pronto las heridas sanarán y desaparecerá la división, gracias a la muy profunda fraternidad venezolana que cosecha el hondo deseo para que todos estemos bien dentro y fuera de Venezuela, tierra bondadosa.

* @zerpasad





Contenido Relacionado