Mérida, Febrero Lunes 06, 2023, 07:36 pm

Inicio

Opinión



CRISIS GLOBAL Y DESARROLLO LOCAL por Luis Loaiza Rincón

Diario Frontera, Frontera Digital,  luis Loaiza Rincón, Luis Loaiza Rincón, Opinión, ,CRISIS GLOBAL Y DESARROLLO LOCAL por Luis Loaiza Rincón
CRISIS GLOBAL Y DESARROLLO LOCAL por Luis Loaiza Rincón


Vivimos tiempos muy complejos en los que el destino de la humanidad se decide en centros de poder muy alejados del ciudadano. El pesimismo se generaliza y la mejor muestra de eso la podemos encontrar en el discurso del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien, este 19 de septiembre de 2022, en la apertura de la Asamblea General de la organización advirtió la existencia de un “mundo acosado por una tormenta perfecta”.

 En su discurso, Guterres habló de las "divisiones políticas que socavan el trabajo del Consejo de Seguridad, el derecho internacional, la confianza y la fe de la gente en las instituciones democráticas"; y alertó a los dirigentes mundiales del "invierno de protestas" que se avecina. "La crisis del poder adquisitivo se desata, la confianza se desmorona, las desigualdades se disparan, nuestro planeta arde, la gente sufre, sobre todo los más vulnerables" y a pesar de ello, "estamos bloqueados por una disfunción global colosal". "Estas crisis amenazan al propio futuro de la humanidad y el destino del planeta", advirtió.

 No obstante, el evidente bloqueo generado por esta “disfunción global colosal”, tal como lo indica Guterres, no puede paralizar también las iniciativas ciudadanas a escala local. Algo tenemos que hacer en nuestro ámbito de acción inmediata. En otras palabras, en lugar de esperar que lleguen las soluciones desde arriba, es urgente que la ciudadanía se organice desde abajo.

 Es muy urgente que adoptemos esquemas alternativos de desarrollo, con énfasis en el ámbito local. Es impostergable mejorar el nivel de vida de la población atendiendo las dimensiones económicas, socioculturales y político administrativas del problema, todo lo cual implica organizar los factores productivos locales; respetar los valores de la comunidad y fomentar la institucionalidad democrática de carácter participativo, de manera que se aprovechen eficientemente los recursos, se generen empleos productivos y se crezca económica y socialmente.

 Llegar allí implica aliviar la pobreza extrema, focalizar el gasto social y las inversiones de fomento productivo, desarrollar y aprovechar el capital social y propiciar el desarrollo endógeno, lo cual exige estimular el capital físico, el capital humano y el progreso técnico. Para todo eso es necesario contar con un marco de descentralización y desconcentración administrativa, que haga posible profundizar la democracia, la participación popular y la horizontalización del poder.

 El desarrollo local implica también el respeto del medio ambiente y la sustentabilidad del crecimiento, por lo que se necesitan hacer grandes esfuerzos de coordinación, educación e integración del mayor número de actores, instituciones y voluntades.

 El carácter endógeno del desarrollo, que en Venezuela tiene una innegable connotación ideológica, implica básicamente la revalorización de los recursos locales, la adopción de esquemas de solidaridad territorial desde la afirmación de la identidad cultural y la relación simbiótica entre los factores públicos y privados que lideran los procesos locales. Todo, enmarcado en un plan que combinen los intereses locales, regionales y nacionales.

 Mientras el mundo enfrenta una crisis sin precedentes, los ciudadanos tenemos mucho que hacer en nuestro ámbito político-territorial. Nunca antes habían tenido tanta importancia la expresión “piensa globalmente y actúa localmente”.





Contenido Relacionado