Mérida, Marzo Domingo 03, 2024, 04:59 am

Inicio

Opinión



Historia Fintech por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Historia Fintech por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Sadcidi Zerpa de Hurtado


El origen de la transformación digital de los servicios financieros basados en Fintech se remonta a 1958. Año en el cual ocurrió la primera comunicación transatlántica entre América del Norte y Europa. La Fintech 1.0 fue la primera tecnología habilitante, concentrada en el uso del telégrafo, los ferrocarriles, los barcos a vapor, el cable de transmisión, los ordenadores centrales, entre otros, tecnologías de apoyo a la industria. El Reino Unido y su sistema bancario funcionó apoyado en dicha tecnología habilitante con el TELEX o transferencias telegráficas, que apoyó los inicios de la actividad bancaria. Aunque existieron problemas en la velocidad de la transmisión de datos como producto de la escasa seguridad generada por errores humanos de transcripción, el formato de mensajes libres, la ausencia unificada de códigos, en la práctica, este cambio tecnológico impulsó lo que luego sería la nueva transformación digital: Fintech 2.0.

A finales del siglo XX, la Fintech 2.0 se desarrolló con predominio de una transformación tecnológica basada en Internet. Durante 1973 en Bruselas, Bélgica, se fundó SWIFT o Society of Worldwide Interbank Financial Telecomunications, que creó el sistema de códigos estandarizado e institucionalizado mediante la red de instituciones financieras a nivel mundial. SWIFT fue el apoyo tecnológico a la intermediación financiera, mediante la mensajería financiera entre dos bancos con o sin cuentas bancarias entre sí. Posteriormente, en 1984, se desarrolló en Londres el Sistema de Pago Automatizado de la Cámara de Compensación (CHAPS según sus siglas en inglés), un sistema de liquidación de transacciones en el mercado monetario y de divisas entre empresas e instituciones financieras a nivel mundial. Combinó la participación de bancos tradicionales, bancos internacionales y bancos de custodia.

Frente a ambas transformaciones tecnológicas en los servicios financieros, la Fintech se convirtió en una nueva estructura y dinámica de la industria financiera de finales del siglo XX. Afianzada en el uso de la tecnología mediante Internet, que a su vez dio paso al lanzamiento del primer ATMs o cajero automático y el primer mercado financiero automatizado NASDAQ. Ambas innovaciones implicaron la profundización de la automatización de tareas tradicionales en la industria, dando más opciones de retiros de efectivo y arbitraje en la bolsa. También significó la estandarización de las actividades bancarias mediante las transacciones electrónicas de activos financieros y apoyo a los pagos internacionales, junto a la interconexión de las transacciones financieras; todas realizadas de forma más eficiente y barata.

La experiencia innovadora acumulada en la Fintech abrió el espacio a la práctica de red de información financiera con el primer servicio de pago móvil Alipay, cuyo aporte significó el desarrollo primigenio del servicio digital financiero de pago. Esta innovación dio paso a la Fintech 3.0 o la industria tecnológica financiera basada en datos; expresión de los correos electrónicos (e-mail), las redes sociales (Facebook) y el número de celular (WhatsApp, WeChat y mensajería de textos). Desde entonces, y hasta la actualidad, se han propuesto mejoras en los modelos financieros tradicionales y se han creado nuevos modelos de negocio para la industria basados en la incorporación de las más recientes tecnologías de datos.

En América Latina, estos desarrollos han generado alianzas y colaboraciones entre empresas del sector financiero que asociado a instituciones financieras tradicionales tienen como objetivo innovar sus servicios financieros. En 2017 el Consejo de Ministros de Finanzas y Presidencia Pro Tempore en Colombia, fijó los principios orientadores para el uso de la Fintech en la Alianza del Pacífico, el objetivo fue dar pasos positivos en el proceso de integración financiera que podría ser apoyado en el uso de la Fintech. Este es el caso de Colombia, Chile, México, Argentina, Uruguay y Perú, países que en la región han avanzado en la categoría de Startups de Fintech en los bancos digitales que representan una categoría de Fintech como entidades financieras propiedad de bancos tradicionales, o de empresas no vinculadas con el sector financiero subdivididos en bancos digitales y Neobanks.

 

*@zerpasad





Contenido Relacionado