Mérida, Enero Lunes 30, 2023, 02:41 pm

Inicio

Opinión



La creación literaria por Ricardo Gil Otaiza

Diario Frontera, Frontera Digital,  Ricardo Gil Otaiza, Opinión, ,La creación literaria por Ricardo Gil Otaiza
La creación literaria por Ricardo Gil Otaiza


Quienes escribimos sabemos que muchas veces tenemos en las manos una estupenda historia, que la intuición y el olfato nos dicen a gritos que podría convertirse en una auténtica obra maestra, pero no nos llega el tono

Cuando los amigos del gran escritor mexicano Juan Rulfo le preguntaban la razón por la cual no publicaba más libros, deseosos como estaban de leer más de su entrañable prosa que lo había hecho famoso con El llano en llamas y Pedro Páramo (aunque tenía un libro previo: Diles que no me maten, que también fue muy comentado), solía afirmar que su tío Celerino había muerto y era el que le había dado los temas de sus libros: “Yo tenía un tío que se llamaba Celerino, un borracho; y siempre que íbamos a su casa, o de su casa al rancho que tenía él, me iba platicando historias”. Por supuesto, era una humorada del autor; tal vez el fulano tío era su musa, o una simple excusa que lo libraba de la compleja y angustiante obligación de tener que entregar obras maestras a los ávidos lectores con cierta periodicidad, y no defraudarlos.

Para entonces (década de los años 50) los escritores “famosos” no tenían, como hoy, la presión de las editoriales y de los agentes literarios, quienes, si a los hechos históricos nos atenemos, ya venían actuando desde finales del siglo XIX, pero su tarea mediadora entre el autor y las editoriales no era algo formal ni corriente. Es más, no todos los grandes escritores de entonces, ni de buena parte del siglo XX, tuvieron agentes como tales, sino que actuaron más por instinto y osadía para lograr posicionar sus obras en lo que hoy llamamos el “mercado editorial”, que un mero afán de celebridad y de lucro. Eso que vemos hoy en las redes y en la televisión con alfombras rojas y costosas parafernalias y los escritores e intelectuales pavoneándose frente a los flashes de los medios, como si de luminarias del cine se trataran (y que Mario Vargas Llosa denunció con tino en su libro La civilización del espectáculo), era inadmisible y hasta contraproducente décadas atrás. Claro, como por la boca muere el pez, dice el viejo adagio, el propio escritor peruano cayó en las redes de sus palabras, y ahora lo vemos posando feliz para la revista Hola con su flamante diva Isabel Preysler.

Volviendo al caso de Rulfo, la gran conclusión de su pretexto (verdadero o de ficción) es que las historias que llegó a plasmar en estupendos libros décadas después, las llevaba de niño: maceradas en la infancia o en la primera juventud. El artículo que un lector de prensa lee en pocos minutos, tal vez le llevó al autor mucho tiempo en escribir, y se anidaba en él desde tiempos remotos. Ni decirlo de una novela: meses y quizás años de escritura de una obra de largo aliento le pueden llevar a un lector disciplinado pocas semanas e incluso algunos días para su lectura. Sin embargo, el tiempo de escritura no deberá contabilizarse solo por el hecho artístico y técnico de la escritura per se, porque como ya lo he expresado, a veces el tema lleva en nuestra cabeza toda la vida, y un buen día, azuzados quizás por la nostalgia o por la deuda moral (con otros, o con nosotros mismos), nos sentamos a plasmarla mucho tiempo después y eso no lo sabe, ni tiene por qué saberlo el lector, porque al fin y al cabo tiene en sus manos un texto acabado que entrará en su mente como una “pieza” de una sola costura.

Suele pasar que estemos toda la existencia macerando una obra y que por distintas circunstancias la misma no termine de fraguar. A veces acontece que ese magma que llevamos dentro, es decir, la materia prima de la que echamos mano para construir una obra, emerge a retazos y a cuentagotas hasta que la disciplina y la entrega al oficio creador, propicien que brote y se convierta en un auténtico portento. Quienes escribimos sabemos que muchas veces tenemos en las manos una estupenda historia, que la intuición y el olfato nos dicen a gritos que podría convertirse en una auténtica obra maestra, pero no nos llega el tono (como dirían los músicos), y ese pequeño y gran detalle se erige en un inmenso obstáculo para escribirla.

Tener una buena historia en las manos y no saber cómo contarla, no es cualquier cosa: podría ser para el escritor una tragedia que podría hundirlo en el silencio y en la frustración (autores ha habido que se suicidaron por ello). Ya he recordado acá que a Gabriel García Márquez le pasó algo como esto: tenía en su cabeza la historia de Macondo, que luego sería la gran novela Cien años de soledad, pero no hallaba la manera de narrarla y todo esto fue un inmenso sufrimiento para él durante mucho tiempo. Un día, estando con su esposa e hijos en las playas de Acapulco, le llegó el fogonazo que esperaba desde hacía tiempo, y nos relata que no tuvo tranquilidad aquel fin de semana hasta que estuvo sentado frente a su máquina de escribir en Ciudad de México, y salió el primer párrafo: “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”. La historia que lo consagraría como a uno de los novelistas más importantes de todos los tiempos, llevaba en su cabeza trece largos años, ya que en 1952 había viajado con su madre a su Aracataca natal para vender la casa en la que vivió los años de infancia, y fue allí, en aquél recóndito lugar perdido en la geografía colombiana, cuando le llegó la idea de contar toda aquella saga familiar; pero fue solo en 1965 cuando pudo bajar la abstracción al papel, en medio de un estado de gozo similar a la iluminación del eremita.

rigilo99@gmail.com





Contenido Relacionado