Mérida, Enero Martes 31, 2023, 05:15 am

Inicio

Opinión



CRÓNICAS MEMORABLES

Un virtuoso de la sonoridad por Orlando Oberto Urbina

Diario Frontera, Frontera Digital,  Orlando Oberto Urbina, Opinión, ,Un virtuoso de la sonoridad por Orlando Oberto Urbina
Un virtuoso de la sonoridad por Orlando Oberto Urbina


 Fabio Enrique Martos Rivas es un símbolo de la música merideña. Desde pequeño, su padre le enseñó toda la destreza que debe tener un virtuoso de la sonoridad. Sus progenitores, Laura Belén Rivas y Manuel Martos Briceño, le estimularon la vena musical que provenía de su abuelo materno Eliodoro Rivas, quien  tocaba el tiple junto a su hermano José Ignacio, y  deleitaba antaño con su maestría. En la familia de Fabio son 10 hermanos, y todos tienen el privilegio del oído musical. Desde el hogar se destacaban unos más que otros. Manuel Martos Briceño fundó el dueto de los hermanos Martos, del que nació una cronología musical de cantarle a su Ejido querido: al histórico terruño de una larga historia. Este andar cuenta la trayectoria de Fabio Enrique, quien ya ha cumplido 85 años de estar viviendo su vida musical.

Fabio Martos nació un 4 de Octubre de 1937. Es un mes bendecido para la musicalidad y la cordialidad, es la encarnación mítica del hombre que salva al hombre en su oficio imaginario que nos traslada al amor, pues allí siempre habrá un bolero cercano al corazón. En la tierra de la “miel de las frutas y de las flores”, llamada así por el patriarca de las letras merideñas Don Tulio Febres Cordero, dulces y apacibles son las flores, y se las cultiva para que se vuelvan canciones. Don Fabio Enrique es el quinto de su grupo familiar, y también logra participar en el dueto con sus otros hermanos. Entre los más dedicados, Fabio señala a Luis Alfonso, quien falleció hace unos catorce años, y había dejado una gran cantidad de composiciones y grabaciones de su propia autoría. Don Fabio Enrique tiene la edad de una guitarra, y en sus ojos está el brillo que lo ampara: la mirada de su compañera de viaje Nancy Fernández de Martos, quien le da el sol de sus días para sus composiciones, y en sus recuerdos nos menciona a su padrino Antonio Picón, fundador de la Orquesta Típica Merideña en compañía de otros memorables personajes que integraron esta cofradía musical, tales como Enrique Arias, Jaime Fonseca y Fabio Martos. Antes de llamarse Orquesta típica Merideña, su primer nombre  fue    “Pro Arte”. El músico cuenta con mucha pasión de aquellos días donde ensayaban en una antigua casa que llamaron “Casiquiare” en honor al ron Cacique, el cual degustaban para entonar la garganta. Fabio también rememora a otro hermano musical, Napoleón, quien era un destacado músico, era mayor que él, y tenía un estilo musical que cautivaba siempre y del cual aprendió mucho… pero se le aguarapan los ojos cuando expresa que él ya ha fallecido, Napoleón Martos Rivas...

Fabio Martos es un patrimonio cultural musical de los merideños. Hoy no puede interpretar sus composiciones porque no puede escucharse, ya que requiere un aparato auditivo que no sea amplificador. Su costo oscila entre dos y tres mil dólares, y hay que adquirirlo fuera de Venezuela. No dejemos que nuestros nobles y memorables personajes nos dejen de sonreír y cantar en un país lleno de recursos y así, tal vez, la solidaria voz de nuestro pueblo se haga eco de ese llamado y acuda a propiciarle a don Fabio Enrique Martos Rivas esa donación que aún espera para seguir entonando la música que tanta falta hace para despertar el espíritu de nuestra merideñidad apostada al reencuentro de todos sin mezquindad, y finalmente dar ese paso maravilloso que retumba en todos los medios posibles, para que pueda llegar a quien tenga el honor de adquirirlo bien sea por iniciativa pública o privada. Tal iniciativa será reconocida mañana como el gesto de reconocer a este patrimonio musical de Ejido, Mérida y Venezuela. Sigamos escuchando esas canciones de su propia autoría: Canto a Ejido (vals), Recuerdos de un amor (bolero), Mi cuatro y yo (vals- pasaje), Conchita (vals). También es autor del himno de Mesa Bolívar (marcha), y otras más producciones de su repertorio musical.

 Don Fabio Enrique es autor de un manual de cuatro llamado Cuatro verdades del cuatro. Además, ocupó por más de 20 años la cátedra de música de la ULA. Es contador público de profesión, lo cual comparte con su otro y más destacado oficio que es su vida: la música y la composición. Encontremos el bien para un hombre que apostó su vida al canto. Devolvámosle el brillo y color que tienen los frailejones al escuchar cantar a Don Fabio Enrique Martos Rivas, y así los abanicos aluviales provenientes de la Sierra La Culata de las que descienden las quebradas Montalbán y la Portuguesa nos abrazarán en estas memorables y nobles causas de la historia.





Contenido Relacionado