Mérida, Junio Domingo 23, 2024, 04:26 am

Inicio

Opinión



Dirigencia comunitaria, vecinos y ciudadanía por Edgar Márquez C.

Diario Frontera, Frontera Digital,  edgar márquez, Opinión, ,Dirigencia comunitaria, vecinos y ciudadanía por Edgar Márquez C.
EDGAR MÁRQUEZ


El pasado sábado doce de noviembre fue oportunidad propicia para celebrar el primer encuentro comunitario del Municipio Libertador, en la  cancha de Santa Ana Norte, con una concurrencia de cincuenta y dos dirigentes de varias parroquias y varios profesionales universitarios.

Se trató de una jornada de cinco horas, larga en la visión de algunos, pero altamente aprovechada por la calidad  de los ponentes, los temas relevantes y el interés de la asistencia, ávida  de encontrar elementos formativos en un área donde no abundan los textos, manuales o videos,  y menos los cursos, talleres y /o diplomados.

Resaltó  el interés de los asistentes, a un punto tal que la extensión de las horas, porque inicialmente  se proyectó para tener lugar entre las nueve y las doce, no fue motivo para el retiro de dirigentes, como suele ocurrir en jornadas similares.  Todo porque, por primera vez,  hubo oportunidad para que todos hablaran y expusieran tanto sus experiencias comunitarias como sus propuestas.

De estas últimas destacó la invitación de cuatro dirigentes para que en sus parroquias se hicieran eventos similares,  en las próximas  semanas. Asimismo se planteó la tesis de atender otros municipios, lo cual vino a ser un  gran motivo de aliento para los dirigentes, porque con sus intervenciones confirmaron que pueden ser ponentes en cualquier nueva jornada.

En mi opinión,  el  asunto de la dirigencia comunitaria es algo sumamente importante en el devenir político y social de la Venezuela de los próximos años, porque allí  hay un reservorio humano de alta credibilidad y confianza  de los  venezolanos,  lo que equivale a pensar que podemos contar con un soporte para el relanzamiento de la democracia, si es que ese nombre sigue siendo pertinente para designar nuestro modo de gobierno y de vida.

Lo comunitario no se puede desligar de lo vecinal. Lo primero es un marco mayor, más amplio, pero lo vecinal es lo inmediato, lo cercano, pudiendo ambos estar unidos, sin separación en los objetivos, aunque si en lo territorial.

Desde los años sesenta del siglo pasado se viene hablando del concepto vecinal.  En los años setenta surgió un movimiento vecinal en Caracas que luego se expandió a todo el país. Hoy siguen existiendo juntas de vecinos y persisten, como cosa necesaria, los auto gobiernos de los condominios en los edificios.

El movimiento comunitario y vecinal debe preservarse como una expresión libre y autónoma  de los niveles inferiores de la sociedad nacional, sin las mediatizaciones nocivas de la vida político – partidista, pero igualmente debe ser objeto de un proceso formativo debidamente elaborado, especialmente con la asistencia y asesoría de las universidades, gremios y academias, porque con cada día son nuevas las exigencias de una mejor calificación intelectual y hasta profesional de sus dirigentes.

Y uno de los requerimientos mayores de la Venezuela de hoy es que desde las comunidades y vecindarios se impulse, como cosa natural, la conversión de los habitantes en auténticos ciudadanos, gente calificada para vivir en sociedades caracterizadas por el respeto humano, mejor calidad de vida y participación responsable en todos los asuntos públicos.

 





Contenido Relacionado