Mérida, Junio Domingo 23, 2024, 03:55 am

Inicio

Opinión



EL BALANCE DOMINICAL por Frank Castillo Salazar

Diario Frontera, Frontera Digital,  EL BALANCE DOMINICAL por Frank Castillo Salazar, Opinión, ,EL BALANCE DOMINICAL por Frank Castillo Salazar
EL BALANCE DOMINICAL por Frank Castillo Salazar


El 80% de la población de la ciudad reconoce que la Ciudad ha cambiado para mejor, el Alcalde de la Ciudad Jesús Araque es bien evaluado por el 62 % de la población de la Ciudad y apenas un 13% de los ciudadanos no reconoce su capacidad gerencial, por motivaciones ideológicas, políticas u opositoras. Con esos indicadores tan positivos surge la interrogante ¿cómo es Jesús Araque, el alcalde?

Jesús Araque con exagerada madurez política asume sus responsabilidades, con energía va cumpliendo sus promesas, es ecuánime, justo, transparente; en menos de un año ha erradicado la inoperancia, incapacidad, y corrupción en la gestión municipal.

Jesús Araque se comunica con afabilidad y en el momento oportuno. Respeta a todos y su principal arma es el diálogo franco y horizontal con todos, sin exclusión. Esto no es casualidad, su equipaje moral se sustenta en una sólida educación y en los valores que acumulo de infancia con sus seres queridos, en su vocación creyente de Dios al que menciona en cada acto.

Es un líder, que dirige su equipo con principios y criterios ejemplificantes. Tiene una estrategia clara. Su modelo y estilo de gobierno políticamente disruptivo se conoce aceleradamente en el Estado Mérida y en el país.

En los primeros días de su gestión, utilizando las herramientas legales con firmeza y justicia, comenzó a proponer al concejo Municipal la actualización de las ordenanzas, así se fue proyectando su forma de gobernar siguiendo un plan con métrica, sentido común y una visión democrática de bienestar; algo nunca visto en esta ciudad por muchos años; sin populismo, sin excesos, sin polarización, sin pos verdad. Fue simplemente sobrio.

Utilizando la Constitución y la Ley del poder público Municipal, como la principal herramienta de dirección y respetando la independencia de poderes, diseñó un plan de gobierno impecable y razonablemente participativo, gobernando así con los consejos locales de planificación pública, las comunas, líderes de calle etc.

Mientras reducía los niveles de basura en las calles y avenidas, la Ciudad volvía a la pulcritud, con un plan sistémico de recaudación, iban apareciendo avenidas, canchas, plazas totalmente rehabilitadas, y todos los servicios públicos de competencia municipal mejorados sustancialmente.

En un diálogo sin precedentes con el sector universitario se logró reubicar el mercado de mayorista, contribuir a la rehabilitación física parcial de la facultad de ciencias económicas y sociales y la de medicina, reviviendo la esperanza a corto plazo de reencontrarnos todos con la ciudad Universitaria.

Con un enfoque integral y sostenible, paso a paso, viene posicionando la Ciudad como un destino turístico; bien pensado y planificado, nada quedó a la casualidad, ha sabido seleccionar con pinzas las fortalezas y capacidades naturales, arquitectónicas, culturales de la ciudad, en un ambiente seguro, con una nueva policía municipal que ha entendido su papel en la ciudad.

Su interés por informar no podría ser mejor, atiende a periodistas; presenta datos e informes; casi no hay información reservada, con frecuencia convoca a los medios de comunicación y permite que pregunten sin ataduras ni evasivas. Para el Alcalde no hay preguntas incómodas, y ha girado instrucciones a su gabinete para que actúen de la misma manera.

Con los demás poderes del Estado la relación es la esperada: independiente, coordinada y cordial; existen espacio de diálogo y discusión, no siempre hay coincidencia, pero sí asertividad de parte del Alcalde.

Los niños y niñas están en el centro de las políticas públicas; las mujeres, los grupos minoritarios, los de menos recursos, tienen su espacio de oportunidades asegurado. La ciudad es otra, no hay duda, por fin, después de tantos años de corrupción y desencanto, se logró encontrar el cauce de desarrollo y progreso, como diría el propio Alcalde Jesús Araque, en parte es obra de Dios. Así es el Alcalde Jesús Araque, muchas cosas por decir de este joven apasionado por la Ciudad de retos, en la agenda muchas cosas por hacer, queda solo pensar en el futuro. 





Contenido Relacionado