Mérida, Junio Domingo 16, 2024, 03:30 pm

Inicio

Opinión



Qatar y Venezuela por Orlando Gutiérrez

Diario Frontera, Frontera Digital,  Orlando Gutiérrez, Opinión, ,Qatar y Venezuela por Orlando Gutiérrez
Qatar y Venezuela por Orlando Gutiérrez


Este mundial del futbol 2022 nos dejó el recuerdo de: sorpresas de los resultados de algunos partidos, la ratificación del mejor del mundo, Messi, pero más allá de los juegos, Qatar logra su independencia formal, apenas en 1971, cuando Venezuela ya era una potencia petrolera, fundadora de la OPEP, con Juan Pablo Pérez Alfonso en el gobierno de Betancourt. Qatar había sido un país muy pobre, pesquero, deshabitado, hasta la explotacion del petróleo y el gas natural licuado, es uno de los países más urbanizados del mundo, el 99% de su población vive en una ciudad, es uno de los países más pequeños del mundo: tiene 11 mil 571 kilómetros cuadrados (km2) de superficie; más pequeño que Panamá y El Salvador. Qatar tiene 2,9 millones de habitantes. La fastuosa arquitectura de Qatar es uno de sus principales emblemas ante el mundo, con edificios de diseño tradicional y estrambóticos rascacielos, entre espacios culturales, religiosos, educativos o deportivos.  
Casi el 80% de la población de Qatar es musulmana; un 13%, cristiana; un 3%, hindúes; un 2%, budistas, y un 2%, agnósticos. Sin embargo, Qatar es el cuarto país del mundo con mayor Producto Bruto Interno (PBI) per cápita, US$ 93.521.  
La bonanza económica de Qatar se combina con otras acciones. Es el país fundador, en 1996, y propietario de la agencia de noticias Al Jazeera, que es el principal medio de comunicación del mundo árabe y uno de los principales del mundo entero. Tiene reconocidas universidades para que instalen una sede en el país. "Están la Sorbona, Georgetown, Texas A&M, Carnegie Mellon y otras. Esto le permitió formar a su élite allí mismo con recursos provenientes de Occidente”. Ha sido mediador en los conflictos políticos de Medio Oriente. Ha participado como bisagra en el conflicto palestino. Y se ubicó en un rol protagónico, durante la Primavera Árabe, a través de Al Jazeera”.
En lo político, además, a Qatar se le atribuyen muy buenas relaciones con países con el mundo occidental, con China, lo importante es que siendo un país tan pobre, pesquero, logra a través de sus proceso de explotacion petrolera y del gas licuado avanzar a construir un país de avanzada estructuralmente, con un alto bienestar social, de felicidad, un puerto de atracción turística mundial, con presencia internacional, de alguna manera tibiamente ha evolucionado en su comportamiento social, políticamente va introduciendo algunas reformas de participación democrática, sin dejar de ser autocrático, sobre todo elevar el valor del trato y el respeto hacia la mujer, valorarla como debe ser, necesita un periódico de aprendizaje y evolucionar en una sociedad igualitaria, como lo escribe su Constitución, es un problema más religioso que jurídico, pero en lo económico han logrado un desarrollo, sin discusión, con grandes inversiones en el mundo, controles financieros mundiales en Europa, USA, mundo Árabe, en medio Asiático con una estabilidad a largo plazo, consolidado, un estado promotor, desarrollando la educacion, la salud, la producción; mientras que en Venezuela, teniendo con más anticipación reservas petroleras, de gas y la empresa número uno del mundo en el negocio petrolero como lo fue PDVSA, con el mayor ingreso que el mismo Qatar, el mejor recurso humano, lo único que sembró fue CAP su becas Mariscal Ayacucho, se ha convertido en un país rico en sus reservas, en los funcionarios con fortunas millonarias en el mundo, pero con una población pobre, con las infraestructuras arruinadas, sin hospitales, escuelas, fabricas, ni carreteras, a tal punto que los ciudadanos prefieren emigrar, único logro la diáspora, que gran diferencia entre un gobierno que invierte en su país y su pueblo, han sido capaces de montar un mundial de futbol , mientras que Venezuela no sido capaz de mantener la ruta de la empanada, un país con los mismos recursos solo invierte en atornillarse en el poder y en las arcas personales, no sé si provoca tristeza o frustración.




Contenido Relacionado