Mérida, Junio Domingo 23, 2024, 03:14 am

Inicio

Opinión



La vuelta al mundo por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALIRIO PÉREZ LO PRESTI, Opinión, ,La vuelta al mundo por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI
ALIRIO PÉREZ LO PRESTI


El viaje es siempre una manera de reencontrarnos o de perdernos en nuestros propios laberintos mentales. Para algunos, el viaje representa una manera de intentar atrapar realidades y mantenernos activos desde la exaltación de los sentidos. De ahí que el viaje tiene un carácter bidireccional que no solo modifica al viajante consciente, sino que la realidad también va a ser modificada. Sea porque potencialmente podemos cambiar el medio con el cual entramos en contacto o porque al evocar las experiencias de cada viaje, las cambiaremos de manera inexorable. También existe el viajero cuya pasividad supera el asombro, asunto nada deleznable, pero que no llama nuestra atención.

Entre pingüinos

Por los lados de Chiloé, la embarcación cruza en estrecho tramo entre la región insular y la hermosa isla. De pie, en la proa, podemos ver montones de pingüinos magallánicos en el agua. Pareciera que cada uno de ellos esboza una sonrisa o se ríe de felicidad mientras nos acercamos a un destino que destaca por no parecerse a ningún lugar donde hayamos estado antes. La isla se caracteriza por tener escasos habitantes en pequeños centros poblados y un montón de territorio verde que deslumbra al viajero. La magia de la Patagonia, con su infinitud de sorpresas, es siempre un buen lugar para la introspección y el reencuentro. ¿Cuántos aventureros han estado antes por estos parajes? ¿Cómo no dejarse seducir por la aventura y sus extrañas posibilidades?

De vuelta a Santiago

El infinito pareciera tener nombres de calles y avenidas. Ya de regreso a Santiago, me queda la posibilidad de evocar lo vivido. Con el mapa rutero en mano, la vivencia de seguir recorriendo Chile es una invitación que no deja de ser atractiva. A fin de cuentas, si algo he aprendido es que jamás vamos a conocer totalmente un lugar. Ni siquiera el sitio en el que crecimos. Es como señala Heráclito: No se puede cruzar dos veces el mismo río. Tampoco podremos llegar a conocer aquello que nos tracemos como destino, porque no hay manera de que las cosas no vayan cambiando conforme va trascurriendo el tiempo. Un cambio que aplica para nosotros mismos, en nuestras expectativas de vida y fundamentalmente en nuestros sueños.

 





Contenido Relacionado