Mérida, Febrero Sábado 24, 2024, 05:34 am

Inicio

Opinión



Campesinos de todo el pais se unirán al reclamo irreversible contra el régimen por Daniel García (*)

Diario Frontera, Frontera Digital,  Daniel García, Opinión, ,Campesinos de todo el pais se unirán al reclamo irreversible contra el régimen por Daniel García (*)
Campesinos de todo el pais se unirán al reclamo irreversible contra el régimen por Daniel García


Los agricultores ignorados, maltratados y abandonados a su suerte.El precio de los alimentos en especial frutas, verduras y hortalizas seguirán, subiendo.

En los campos mueren venezolanos por falta de asistencia médica y falta de recursos para cubrir tratamientos de diferentes patologias, los servicios públicos son casi nulos, otros inexistentes, se pierden las cosechas, se inundan los campos, no hay transporte público eficiente para la movilidad necesaria, aumenta la deserción escolar , se vive la inseguridad y presion constante de las actuaciones desmedidas de los cuerpos policiales y del orden público y para rematar crece la migración hacia las ciudades u otras partes del mundo.

La producción agrícola en el pais esta desprotegida y huérfana de políticas gubernamentales . La revolución devora los campos y siembra la desolación, la ruina y la pobreza.

Las diferentes formas de asociación de los agricultores y campesinos que un día lucharon organizadamente para obtener respuesta de las instituciones para el desarrollo y crecimiento de los campos venezolanos son hoy en día despojos inactivos en manos de la indolencia oficial, esa misma que se apoderó del pais y se nutre del control social y la necesidad de la gente.

Ejemplos tenemos la Federación campesina de Venezuela , Asorca ambas cesanteadas y secuestradas por la revolución, dieron paso por omision o complicidad al cooperativismo impuesto, que pese a las grandes inversiones efectuadas en su momento rindieron tributo a la corrupción, sin ningun resultado tangible. 

Hoy en día campesinos , pequeños y medianos productores hacen grandes esfuerzos por mantener sus actividades ante las dificultades y adversidades que les generan las viciadas e inoperante instituciones que deberían brindarles las herramientas necesarias para la producción y desarrollo.

El decrecimiento en la explotación de tierras productivas es una realidad, sin ningun incentivo, la escases de mano de obra , la falta de financiamiento y poca o nula rentabilidad por los altos costos de los insumos, combustibles además del deterioro de los sistemas de riego, mantenimiento de causes de los ríos y vialidad agrícola en deplorables condiciones entre otros sumados a las políticas de importación de rubros de manera irresponsable, han puesto en jaque a lo que aun queda de producción nacional.

Los sectores productivos del campo en todos los estados del pais se ha declarado permanentemente en emergencia sin que el estado haya planificado un programa de solución a corto y mediano plazo que muestre la disposición de reinvindicar a los productores venezolanos. 

Las condiciones de precariedad de las familias campesinas tiene la misma situación y quizás peor que los educadores y trabajadores de la administracion publica.

El pais alza su voz sin temor y con absoluta razon persiguiendo reinvindicaciones confiscadas. Es hora que los sometidos y subvestimados hombres y mujeres de los campos venezolanos se integren al reclamo general de la necesidad impostergable de mejores condiciones de vida.

Escuelas , medicaturas, oficinas de las instituciones del estado nacionales regionales y municipales creadas para asistencia de las zonas rurales estan en total abandono , sin recursos económicos , sin dotación alguna y con amplia deserción del recurso humano.

Es hora de recomponer e impulsar la organización de todos los sectores productores del campo para aunar esfuerzos para exigir junto a los demás sectores de la economía productiva el restablecimiento pleno de todos los derechos constitucionales que el estado venezolano ha venido ignorando y violando sistemáticamente.

Las condiciones económicas del pais están en niveles críticos y los ingresos reales benefician solo a una cupula de civiles y militares todos administradores de los recursos públicos, quienes mal ejercen el poder, que no tienen ningún tipo de contra peso y mucho menos una acción contralora necesaria.

A todos estos señalamientos le agregamos que el régimen imperante entrega tierras y condiciones favorables a países extranjeros mientras les niega ese derecho a los trabajadores venezolanos. Entre esos 7 millones de venezolanos que han migrado, un importante número de esos compatriotas son de las zonas rurales de todo el pais.

El sector productor del campo es indispensable para la estabilización de la economía del pais y ante este alto grado de desatención y ensañamiento no nos queda otra que aceptar la lucha frontal por su recuperación y solo podremos lograrlo con un cambio de modelo, que pasa por un cambio de un regimen, cuestionado por los cuatro costados, que muestra evidentemente su desgaste y ante el mundo exhibe que el pais se les fue de las manos. 
Pretender seguir sometiendo a la necesidad y la miseria al pueblo, hace decretar en las calles el comienzo obligado de la transformación de la nación. En cada rincón se muestra el paso del proyecto decadente e inviable de quienes fungen como los antónimos del Rey Midas.

(*) Dirigente político y productor agrícola





Contenido Relacionado