Mérida, Abril Domingo 21, 2024, 05:09 am

Inicio

Opinión



CRÓNICAS MEMORABLES

Mariano Picón Salas: “Venezuela entró tarde al Siglo XX” por Orlando Oberto Urbina

Diario Frontera, Frontera Digital,  Orlando Oberto Urbina, Opinión, ,Mariano Picón Salas: “Venezuela entró tarde al Siglo XX” por Orlando Oberto Urbina
Mariano Picón Salas: “Venezuela entró tarde al Siglo XX” por Orlando Oberto Urbina


La Mérida de Mariano Picón Salas era la tierra y destino a la vez de aquella salida intempestiva, ya que las circunstancias llevaron a la familia a salir esa madrugada de la ciudad. Debió haber lamentado mucho dejar su lugar de origen, pues aun estando en otras ciudades y países, solía decir a sus amigos que Mérida era su alma y su amor.

La comarca tiene sus encantos: a ella le han cantado poetas, músicos, y sus escritores le han dado un lugar tan importante, así como sus historiadores; pero, nunca como este escritor que en sus ensayos y novelas la hizo conocer. Entre montañas y ríos hay páramos, y quizás no escatimaba esfuerzos para pensarla, escribirla y amarla.

Mariano Picón Salas a los 15 años publica Mozas campesinas, su primer trabajo literario, en el periódico Desde la Sierra. Era el año 1916, y el periódico era dirigido por su maestro, amigo y poeta Emilio Menotti Spósito. A los 16 años de edad leyó sus primeros textos poéticos en el paraninfo de la Universidad de los Andes. Él recordaba que era un 28 de Octubre de 1917, y esa noche era lluviosa y con un intenso frío y llena de neblina. Muy pocas calles tenía la ciudad de Santiago de los Caballeros.

Sus primeros estudios los hizo entre Mérida y Trujillo. En Mérida estudió en 1913 en el liceo Mérida. En Valera, estado Trujillo, asistió por poco tiempo al Colegio Santo Tomás de Aquino. En 1918 inició en la Universidad de los Andes sus estudios universitarios en Derecho y Ciencias Políticas hasta 1920, cuando resolvió irse a Caracas para continuar estudios en la  Universidad Central de Venezuela (UCV).

En este apretado esbozo sobre la vida y obra de este personaje memorable, acaban de conmemorarse ciento veintidós años de su nacimiento, de aquel 26 de Enero de 1901, en la ciudad de Mérida. Aquel personaje fue uno de los ensayistas más sobresalientes del siglo XX, y fue rector de la Universidad de Santiago de Chile. Allí termina sus estudios de Historia, Filosofía y Letras, y también dio clases de Arte y Literatura, además de doctorarse. En 1930 fue uno de los impulsores junto a Oscar Vera y Mariano Latorre del grupo literario Óndice.

En 1936 regresó al país y a partir de allí cultivó su faceta de político. Ejerció cargos públicos, además de ser director del diario El Tiempo, y fundador de “Papel Literario” de El Nacional. Fue profesor en las universidades de Puerto Rico, Estados Unidos y México. En cuanto a su trayectoria como escritor, desarrolló una prolífica obra. Entre sus títulos está: Buscando el Camino, Preguntas a Europa, Viaje al Amanecer, Comprensión de Venezuela, Pedro Claver, el Santo de los Esclavos, y Los Días de Cipriano Castro -material que, 1954, le permitió ganar el Premio Nacional de Literatura-.

También está su Mensaje a los Merideños en el IV Centenario de la Ciudad (1958), del cual es importante resaltar algunas líneas, como este extracto: “No puedo estar en Mérida entre mis compañeros de generación y entre las gentes más jóvenes, contando amigos muertos y abrazando amigos vivos, para celebrar el cuarto centenario de la ciudad: Espero que el Chama, el Mucujún, el Albarregas, el Milla, los ríos que la ciñen, y las pequeñas quebradas cantando, se porten bien para ese dia de fiesta, y la Sierra a pesar de los relativos nublados de Octubre, estrene las nieves más limpias para el regocijo. Y haya bastante flores en las lomas y algunos muchachos, cuando éramos niños levantamos en el Llano Grande sus cometas de color y de viento. Que luzca perfecto para los forasteros que la visiten ese paisaje en que suelen juntarse, como en muy pocas tierras del mundo, lo eglógico y lo wagneriano.”

Por otro lado, Picón Salas manifestaba que "en la ausencia de mi ciudad, cuando pronuncio la palabra 'Mérida' vuelvo a oír cantar todas las aguas y huelo todas las flores y las plantas de un inalienable territorio poético”. Por lo cual dejaba en claro en aquellos tiempos que eran otros, que “Mérida parece esperarnos con su cortesía y su recato hospitalario como la buena mujer de la Odisea”. Además, criticaba su tiempo expresando:  “Y cuántos pretendientes coléricos de poderío golpearon a la puerta de nuestras ciudades en lo que va de este siglo! Pretendientes a dictadores, aspirantes a verdugos. Pero acaso desde las viejas aulas del Colegio San Buenaventura que se transformaron en Universidad republicana, Mérida había aprendido bastante derecho para no capitanear empresas de violencia".

En otro de sus párrafos manifiesta, "se dijo que nosotros éramos corteses más que agresivos, irónicos más que fanáticos, y que a veces con demasiada calma preferimos la contemplación que la acción ciega”.

Así pensaba este filósofo, diplomático, ensayista, crítico, novelista y político. Su obra debe ser estudiada y reflexionada en cuanto a lo que vivió el siglo XX. Este hombre de tan elevada moral y calidad intelectual, Mariano Federico Picón Salas, fue miembro fundador del Pedagógico de Caracas y ejerció la diplomacia venezolana en Colombia (1947- 1949), fue embajador de Venezuela  en  Brasil (1958-1959), embajador en la UNESCO (1959-1963) y Secretario de la Presidencia durante el último año del período de Rómulo Betancourt (1963-1964). Este memorable personaje fue autor de unas treinta y dos obras y de temas variados en cuatro obras, y de las cuales participó en unas 16 ediciones. Este autor venezolano, nacido en Mérida, falleció un 1ro de enero de 1965 en la ciudad de Caracas, a la de edad de 63 años a consecuencia de un ataque cardíaco, en medio de las celebraciones del nuevo año. Actualmente se cumplieron cincuenta y ocho años de su fallecimiento.

Uno de los biógrafos y estudioso de la obra de Mariano Picón Salas, el investigador y profesor de la Universidad de los Andes, Gregory Zambrano, se adentra en la obra de este escritor, y sostiene que es Mariano quien obtiene la audiencia universal, el prestigio obtenido por su obra que trasciende las fronteras con su novela, Viaje al Amanecer (1943) que logró que la ciudad alcanzara en la literatura americana el carácter mítico; seguramente como Argentina para Borges, Madrid para Ortega y Gasset, o Lisboa para Pessoa, o Praga en Kafka, o tal vez el Dublín de Joyce. La Mérida de Mariano Picón Salas es la materia con la que está hecha su obra, con ese claro mensaje que nos dejó en cuanto a lo que fue esa gran Venezuela desde su lugar de origen al cual nunca olvidó, la Mérida gentil y armoniosa que ha venido perdiendo toda su majestad, por la forma como la han venido tratando sus gobernantes.

También hay que decir que a la familia de este insigne escritor merideño, en particular a su padre Pío Picón Ruiz, se le hizo acusaciones malsanas de haberse ido de Mérida por una campaña contra ellos, de los cuales no hay ningún documento que pueda probar esas calumnias de índole bancario y prestamista, oficio que ejercía Pío Picón. Pero "en pueblo pequeño, infierno grande”, así parece decir un refrán popular. Su familia se marchó del lugar por la condición económica por la que atravesaba su núcleo familiar. Mariano era hijo de Don Pio Picón Ruíz y de Delia Salas, contrajo matrimonio dos veces. Su primera esposa es Isabel Cento y la segunda Beatriz Ordóñez y tuvo una hija del primer matrimonio, llamada Delia Picón Cento. Este ilustre escritor se destacó con presteza en su labor educativa: fue fundador de la Facultad de Humanidades y Educación de la Universidad Central de Venezuela; igualmente fue miembro fundador de la Revista Nacional de Cultura.

A veces nos duele el abandono en que se encuentra su tumba en el Cementerio El Espejo sin ninguna placa que haga mención de este gran hombre de las letras. El Estado y sus iinstituciones culturales deberían tomar en consideración esta lamentable realidad para recuperar la memoria patrimonial de estos personajes que tanto han dado a nuestro país. 





Contenido Relacionado