Mérida, Abril Domingo 21, 2024, 04:25 am

Inicio

Opinión



Crónicas desde El Ávila

LA SEGUNDA PROVINCIA ECLESIÁSTICA VENEZOLANA por Cardenal Baltazar Porras Cardozo

Diario Frontera, Frontera Digital,  Cardenal Baltazar Porras, Opinión, ,LA SEGUNDA PROVINCIA ECLESIÁSTICA VENEZOLANA por Cardenal Baltazar Porras Cardozo
LA SEGUNDA PROVINCIA ECLESIÁSTICA VENEZOLANA por Cardenal Baltazar Porras Cardozo


Entre las felices iniciativas del largo pontificado del Papa León XIII hay que resaltar su convocatoria para el Concilio Plenario Latinoamericano, celebrado en Roma en 1899. Entre los frutos de dicho encuentro se cuenta con la dinamización del trabajo evangelizador en cada uno de los países del subcontinente. Además, quedó claro a las instancias vaticanas, la necesidad de multiplicar las circunscripciones eclesiásticas, pues eran insuficientes para la inmensidad del territorio.

 

En el caso venezolano, lo primero fue contar con representación vaticana en nuestro territorio. Hasta la llegada de Mons. Carlo Pietropaoli, primero como delegado apostólico y luego como internuncio. Viene a ser el primer representante pontificio con sede en Caracas. A lo largo del período republicano durante el siglo XIX, el nuncio en la República Dominicana era el encargado de los asuntos religiosos, con escasas visitas a nuestro territorio.

 

Poco a poco se fue fraguando la conveniencia y necesidad de crear nuevas circunscripciones eclesiásticas. Primero, la preocupación por la atención a los indígenas en la inmensa frontera, dio pie a la creación del Vicariato Apostólico del Caroní, a cargo de los Padres Capuchinos. Corría el año de 1922. E inmediatamente después, cuatro nuevas diócesis: Cumaná, Valencia, Coro y San Cristóbal. Por último, en 1923, el 11 de junio, la Sagrada Congregación Consistorial, encargada entonces de los nombramientos episcopales, lo que hoy conocemos como el Dicasterio para los Obispos, emitió el decreto de desmembramiento y erección de la nueva provincia eclesiástica de Mérida, asignándole como diócesis sufragáneas a las diócesis del Zulia (hoy Maracaibo) y San Cristóbal, separándolas del territorio de la arquidiócesis de Caracas. El documento está firmado por el Cardenal Gaetano De Lai, Secretario de la Sagrada Congregación Consistorial. El Nuncio en Venezuela, Mons. Felipe Cortesi fue el encargado de ejecutar dicho decreto, convirtiéndose así, el anciano obispo emeritense, Mons. Antonio Ramón Silva García, en el primer arzobispo de Mérida.

 

Estamos pues en el año centenario de la elevación de Mérida a sede metropolitana. Desde el año pasado, se elaboró un programa conmemorativo, que incluye, entre otras efemérides, la publicación de varias obras relativas a la época bajo la responsabilidad del Archivo Arquidiocesano.

 

La creación de estas nuevas circunscripciones eclesiásticas, dinamizó el trabajo evangelizador con la creación de varios seminarios, impulsando la llegada de varias órdenes religiosas que vinieron con espíritu misionero emprendedor a ir configurando otro rostro a la Iglesia venezolana. A un siglo de dicho acontecimiento, contamos hoy día con cuatro veces más circunscripciones eclesiásticas que, con la presencia cercana de los obispos, lleva adelante el llamado del Papa Francisco a ser Iglesia en salida, con ímpetu samaritano en la promoción y atención a los excluidos de nuestra sociedad.

4.- 2-2-23 (3048)





Contenido Relacionado