Mérida, Junio Domingo 16, 2024, 03:43 pm

Inicio

Opinión



CRÓNICAS MEMORABLES

Armando Molero, “El cantor de todos los tiempos” por Orlando Oberto Urbina

Diario Frontera, Frontera Digital,  CRÓNICAS MEMORABLES, Orlando Oberto Urbina, ARMANDO MOLERO, Opinión, ,Armando Molero, “El cantor de todos los tiempos” por Orlando Oberto Urbina
Armando Molero, “El cantor de todos los tiempos” por Orlando Oberto Urbina


Canciones y poesías llenan la ciudad de la tierra del sol amado. Así es recordar a un Maracaibo que siempre apela a las grandes virtudes que palpitan en los corazones como reserva moral y espiritual, a la inteligencia y otros valores que nos darán reciedumbre, coraje maracaibero y aliento firme para integrarnos con fe en la gran esperanza de que tenemos por delante de elevar a la ciudad de Maracaibo al sitial de honor que se merece.

Tal vez ese era su pensar: le gustaba enaltecer la historia, los personajes de su tierra amada. Así era Don Armando Molero: el guitarrista, compositor y cantante, conocido popularmente como “El cantor de todos los tiempos”. Fue considerado como el más grande cantautor popular del Zulia. Muchos pueblos y ciudades del Zulia se disputan el lugar de nacimiento de este ilustre  y recordado artista. La mayoría dice que dicho cantor nació en Maracaibo, otros señalan que en Cabimas, tambien manifiestan que fue en Quisiro, por el origen de su apellido. Además, hay quienes pregonan que vio luz por primera vez en la isla de Toas.

Armando Segundo Molero, llamado jocosamente por sus paisanos como “El tuqueque de la guitarra", expresaba su voz con su música y su instrumento como un auténtico trovador y guardián de la tradición musical del Zulia. No se olvidará jamás, ya que fue un serenatero de aquellos tiempos en que se le llevaban recitales a las mujeres por amistad o por conquistas a los ventanales de las casas, y eran tiempos en se resguardaba la tranquilidad de la ciudadanía, y los agentes del orden público eran respetuosos; de igual manera la población.

Con sus composiciones rescataba la tradición con un estilo cargado de remembranzas.Por ser una de las primeras voces antes de la llegada de la radio al Zulia, Armando Molero está considerado el cantor más influyente en la formación musical del cantor del pueblo: Alì Primera, quien grabó varias danzas zulianas, y quien también lo homenajeó con sus composiciones. Hay quienes describen a Armando Molero como un hombre de carácter recio, muy conversador y apegado a las añoranzas de su siempre querido Lago de Maracaibo, que lo inspiró en sus  danzones, serenatas y valses.

Algunos biógrafos aseguran que se estrenó en la emisora la voz del lago 1034 AM (amplitud modulada), siendo quizás la primera estrella de la canción profesional del Zulia en transmitirse en emisoras locales. Además, Don Armando Molero, tenía como costumbre ensayar todos los días las melodías que interpretaría antes de salir al aire. Por otra parte su compañero de viaje que lo acompaño el músico Roberto Villalobos quien constituyó con Armando Molero “El Dueto Maracaibo”. Ambos eran ejecutantes de la guitarra, e intérpretes de la música marabina. Años más tarde, fueron contratados por Radiodifusora Venezuela y la Broadcasting Caracas en la capital de la república, obteniendo una buena aceptación en los  inicios de la radiodifusión venezolana.

En la sociedad de autores y compositores de Venezuela (Sacven), reposan más de cincuenta composiciones registradas con su nombre, entre los que cuentan bambucos, danzas, contradanzas, y valses. Entre sus composiciones más conocidas se rememoran en su voz : La suegra, Una flor, Las charraterras de mi capitán, Los pescados, Maracaibo florido, Con el sombrero, El limonero, El beodo,  Al son de mi ira, Josefina, Una tarde, Hoy día de tu cumpleaños, El Estudiante, El hijo ausente, El moñongo, y El cocotero, éste que fue popularizado por la zulianísima Lila Morillo.

De regreso al Zulia, después de haber estado un tiempo en la Ciudad de Caracas, laboró como cantor en distintas emisoras de radio en Maracaibo, como Ondas del Lago y Radio Catatumbo. El tuqueque de la guitarra -así llamado por sus paisanos y amigos- don Armando Molero contrajo matrimonio con doña Josefina Rosario Leal, oriunda del barrio  “El empedrao”, el cual conoció en sus noches de serenatas y le permitió darse  a conocer como artista.

Armando Molero, el cantor de la zulianidad, tenía un público especial: las amas de casa que al mediodía en la hora del almuerzo, oían cuando la radio transmitía en vivo al cantor. Decían: “apurate, poné los platanos que ya viene Armando Molero", decían las matronas. Otros exageraban diciendo que sus canciones le abrían el apetito al aproximarse el programa del mediodía o a la hora de escucharlo cantar. Era media hora que cautivaba a la audiencia de la radio en su tierra del sol amada, como la bautizara el poeta Udón Pérez, en su hermoso canto Maracaibo Mía.

Su vida transcurrió en su Maracaibo querido, entre el barrio el Milagro y su gente y su Lago, en compañía de doña Josefina, el profundo amor de este cantor popular que dibujaba y trazaba en los versos fecundos de sus canciones la historia de las tradiciones de la capital zuliana como la danza, la contradanza, el bambuco, la décima y el vals, sobresaliendo con gran vigor la gaita.

Armando Molero se destacó por su valioso aporte a su región y dejó un gran legado histórico y patrimonial a las nuevas generaciones. Me tocó compartir con él en la canción solidaria que se hacía en el estadium en solidaridad con Nicaragua, y luego recuerdo que volvimos a encontrarnos con el grupo Arte En Escena. Fuimos un rato a compartir y a acompañar al canto del pueblo, Alí Primera, a la casa donde vivió don Armando Molero y donde residía doña Josefina, a la cual le había compuesto en esos días una canción. Alí  fue muy amigo de Armando Molero, y recibió de él muchas influencias. Aquí les dejo un poquito de esa letra cadenciosa:

Doña Josefina, la arena fina de la guajira, parece una lira, cuando la bate el dios de los vientos. Y aquella guitarra hecha con madera del Sinamaica, fue pintando con música armoniosamente el tul de su alma.

Doña Josefina, su tierra caliente es la golondrina, que los vende patria sin amor por ella, le queman las alas.

Don Armando Molero nació un 20 de Enero de 1900, hace ya unos 123 años, y falleció en su tierra amada un 5 de febrero de 1971 a la edad de 71 años. Aquí escribimos un fragmento de la letra de una de sus más conocidas canciones, “Tu boca”:

Tu boca es una flor linda, fresca, roja y pura, es un manantial de amor, que las penas de amor curan, un milagro de marfil. Un prodigio de coral, un arca fina y sutil, donde quiebra un cristal(bis), del alma de quien la besa.





Contenido Relacionado