Mérida, Marzo Domingo 03, 2024, 05:37 am

Inicio

Internacionales



Putin amplía su negocio energético con China para seguir pagando su guerra

Diario Frontera, Frontera Digital,  MOSCÚ, RUSDIA, CHINA, VISITA XI JINPING, VADIMIR PUTIN, Internacionales, ,Putin amplía su negocio energético con China 
para seguir pagando su guerra
Putin amplía su negocio energético con China para seguir pagando su guerra


La prioridad de Moscú es hacer de Pekín el gran cliente energético para reemplazar el consumo europeo, que era su gran mercado

En medio de la tormenta de sanciones y viendo mermado su negocio energético, Vladimir Putin abraza a un salvavidas rojo en medio del oleaje: China. La relación entre Moscú y Pekín está "en la cima de su desarrollo histórico", dijo Putin en su declaración a la prensa después de la segunda jornada de conversaciones con su homólogo chino, Xi Jinping. Lo más importante para el Kremlin: recuperar la pujanza de su mercado de hidrocarburos, quebrado por la pérdida del cliente europeo.

Putin señaló que Rusia está lista para satisfacer la creciente demanda de energía de China y que ambos gobiernos habían acordado "prácticamente todos los detalles" de un segundo gasoducto que transportará gas desde Siberia a China. El presidente ruso también dijo que ve potencial para desarrollar una ruta marítima del norte con China.

Si Putin es un presidente eterno jugando a ser zar, hoy demostró que sabe tratar como un emperador al gran socio que le queda. Alfombra roja interminable, la ciudad cortada para su comitiva, un menú con guiños chinos y la foto de ambos entrando -cada uno por una puerta distinta pero a la vez- hacia la sala de San Jorge para encontrarse, con corbatas gemelas, en medio del histórico salón de suelos de mármol y candelabros de oro dedicado a glosar la gloria militar rusa. Dos autócratas sin miedo a Occidente posando ante un mundo preocupado por sus ambiciones.

Durante la cumbre a Putin se le ha visto más tenso, comparado con un líder chino con tendencia a recostarse en la silla. El líder ruso volvió a caer en su extraño gesto de agarrarse a los reposabrazos de la silla como si en lugar de en el final de su cuarto mandato estuviese en una montaña rusa. La sensación es que Moscú, necesitado de nuevos mercados para que su economía resista, se juega más en esta cumbre que Pekín, siempre a la caza de nuevas oportunidades.

'PAZ CHINA' PARA UCRANIA

Mientras Putin busca sustitutos para el negocio energético que él mató, el resto del mundo está pendiente de la guerra de Ucrania. También China, que ha aportado un plan de paz de 12 puntos.

Putin culpó a Occidente, que según él aún no está dispuesto a que el plan de paz chino sobre Ucrania "se convierta en la base para la solución". Tras cumplirse un año de la invasión, Rusia encara una guerra prolongada y espera pagarla con dinero del cliente chino.

La visita de estado de Xi es un gran espaldarazo para Putin, que se enfrenta a lo que él considera un Occidente hostil empeñado en infligir una "derrota estratégica" a Rusia. Pero Pekín no quiere ir demasiado rápido hacia la Guerra Fría. Rusia y China aclararon en una declaración conjunta que la estrecha asociación entre ellos no constituye una "alianza político-militar". Estas relaciones "no constituyen un bloque, no tienen un carácter de confrontación y no están dirigidas contra terceros países", añadía el texto, copiando el tono asertivo pero prudente que ha mantenido China durante los últimos meses.

China ha mostrado en el pasado algunas inquietudes respecto a la errática evolución de la invasión rusa, aprensiones que Putin ha hecho lo posible por atemperar en privado. Hablando sobre las conversaciones con el líder del Kremlin, Xi resumió que habían sido "abiertas y amistosas".

ENERGÍA RUSA PARA CHINA

Moscú quiere ayudar a las empresas chinas a reemplazar a las compañías occidentales que abandonaron Rusia por la guerra en Ucrania. Pero a medio plazo la prioridad rusa es hacer de China el gran cliente energético.

Putin anunció que Rusia, China y Mongolia han completado todos los acuerdos sobre el gasoducto Fuerza de Siberia 2, que existe sólo sobre el papel.

Rusia fue el mayor exportador de gas del mundo hasta que invadió Ucrania. Putin recurre ahora a China para reemplazar a Europa como su principal cliente de gas. Pero su plan tiene algunos condicionantes. Primero, los chinos pagan menos por los hidrocarburos rusos. Además el volumen todavía no 'empata' con lo vendido en los años dorados a Europa: las exportaciones de gas de Rusia a China siguen siendo una propina frente al récord de 177.000 millones de metros cúbicos de gas que suministró Rusia a Europa entre 2018 y 2019.

El tercer problema es precisamente la infraestructura, que es pobre en dirección a oriente. Todo depende de hasta qué punto China está dispuesta a depender de Rusia para obtener suministros de energía. En parte gracias a los altos precios del petróleo y el gas, el comercio bilateral alcanzó un récord en 2022. Pero hay un segundo gasoducto que todavía está por usar.

Las esperanzas rusas están puestas en la construcción de la tercera tubería, con mucha más capacidad. El gasoducto Fuerza de Siberia llevaría 50.000 millones de metros cúbicos de gas natural cada año año desde Rusia a China a través de Mongolia a partir de 2030.

Para China, Rusia es el segundo mayor proveedor de petróleo y carbón. Pekín es un cliente leal: China no aplica el precio tope al crudo ruso impuesto desde diciembre por el Grupo de los Siete países industrializados y sus aliados. Rusia también es el cuarto proveedor de gas natural licuado. Si Putin tiene en mente una guerra larga, China es el futuro.

EL MUNDO / ESPAÑA 





Contenido Relacionado