Inicio

Opinión



En contexto

Por la interacción creativa por Alberto José Hurtado B.

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alberto José Hurtado B., Opinión, ,Por la interacción creativa por Alberto José Hurtado B.
ALBERTO HURTADO



La transformación de la economía no pasa por lograr el control pleno del aparato productivo por parte de los representantes del sector público o privado. Para alcanzar el uso eficiente de los recursos disponibles ambos sectores no deben verse como sustitutos perfectos, ya que, tanto la planificación gubernamental de la actividad productiva como la producción de bienes y servicios a partir del interés individual de los propietarios de las materias primas generan inconvenientes que afectan el bienestar de la sociedad, tales como: corrupción, clientelismo, despilfarro, competencia imperfecta, externalidades, bienes públicos, selección adversa y riesgo moral.


Para evitar que esto suceda es necesario avanzar hacia la interacción creativa entre el sector público y privado a través del desarrollo de la capacidad institucional del Estado como guía de este proceso, con claras reglas de juego y facilidades para la interacción entre los agentes económicos. En este sentido, debe quedar claro el compromiso gubernamental por la recuperación y promoción del mercado en lugar de su regulación, única estrategia que permitiría sostener el crecimiento de la economía venezolana y reducir su volatilidad. Así, la intervención efectiva y consistente del gobierno en la economía debe relegar cualquier intento de querer administrar todo cuanto ocurre en el país, para focalizarse en el control de la asignación de recursos mediante la inversión en educación pública, promoción de sectores productivos generadores de valor agregado e impulso a la investigación para la adaptación y difusión de tecnologías.


En el desarrollo de esta nueva capacidad institucional, la educación debe ser la piedra angular y la autonomía en las instituciones públicas debe garantizar el acceso y ascenso en la administración gubernamental. Para ello se debe retomar el alta estima a la educación y recuperar la importancia del conocimiento en la coordinación y análisis de las decisiones de gobierno, como forma de promover la labor responsable de los funcionarios, además de garantizar la convergencia y cohesión social fundamental para construir la visión de país que deseamos y la estrategia de desarrollo por la cual todos nos esforzaremos.


Por su parte, el sector privado debe reconocer su rol preponderante en la economía nacional asumiendo los riesgos asociados a inversiones en actividades productivas que requieren de esfuerzos para la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías, así como de la difusión de labores de responsabilidad social. Única forma de enfrentar un clima de mayor competencia, abandonar la promoción de iniciativas mediante el esfuerzo de grupos de poder que condicionen la formulación de las políticas económicas, y la forma adecuada para evitar el paternalismo gubernamental.


De esta manera, Venezuela podrá dejar de lado las políticas generalizadas de regulación y no de promoción del mercado mediante controles de precio y de cantidades, excesivo impulso a la creación de empresas del Estado, la falta de planificación coherente, eficiente y selectiva del abundante flujo de divisas producto de la exportación del petróleo y demás materias primas, y abandonar el escaso desarrollo técnico y la baja formación de capital humano que han limitado el proceso de articulación productiva entre los flujos de producción de los sectores industriales desarrollados. Solo mediante la interacción creativa entre el sector público y privado será posible recuperar la capacidad productiva nacional del sector primario de la economía e iniciar el desarrollo de sectores no transables como telecomunicaciones, banca, seguros y comercio.  


* @ajhurtadob






Contenido Relacionado