Inicio

Internacionales



Francia frena la puesta en libertad de Josu Ternera y estudia su entrega a España

Diario Frontera, Frontera Digital,  ETA, Internacionales, ,Francia frena la puesta en libertad de Josu Ternera 
y estudia su entrega a España
ETA



José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera no disfrutará de esa libertad condicionada que creyó obtener cuando un tribunal de Apelaciones francés decretó su “liberación inmediata” en la mañana de este miércoles, tras aceptar sus argumentos acerca de su frágil estado de salud.


En vez de salir por su propio pie de la cárcel parisina de la Santé, ante cuyas puertas lo habían estado esperando toda la tarde dos de sus hijos, Egoitz e Irati, el dirigente etarra fue trasladado rápidamente en un coche, escoltado por varios agentes encapuchados, hacia la Dirección General de Seguridad Interior (DGSI). Según confirmó poco más tarde una fuente de la Fiscalía, Urrutikoetxea está de nuevo detenido a la espera de que sea procesada la orden de extradición que España ha tramitado.


Se trata, de acuerdo con las fuentes francesas, de una euroorden emitida por España, donde se lo relama por el atentado de Zaragoza en 1987 que dejó 11 muertos, seis de ellos menores. Ternera permanecerá por el momento en las dependencias del DGSI. Según dijo una fuente judicial a EFE, las autoridades tienen 48 horas para realizarle la notificación de la euroorden. Posteriormente, deberá comparecer de nuevo ante la sala de instrucción del Tribunal de Apelación de París, que deberá decidir otra vez si vuelve a prisión o sale libre.


Esta mañana ha sido la primera vez que se ha podido ver en público a Urrutikoetxea, de 68 años, desde su detención. Muy pálido, con gafas y barba y pelo gris y ralo, pero con algo más de peso que en la última foto que había de él, la tomada justo antes de su detención, Urrutikoetxea ha llegado a la sala del tribunal de apelaciones a las 10.35 de este miércoles, después de que las tres juezas a cargo hubieran despachado otros casos. Vestido con camisa blanca, vaqueros y una cazadora azul que no se quitó en ningún momento pese a que la sala estaba caldeada, Ternera sonrió un momento, cuando al entrar se giró para ver a dos de sus hijos, que lo saludaron efusivamente con las manos desde el primer banco de la fila dedicada al público.


“¿Nació usted en España?”, le preguntó la juez al comienzo de la audiencia, siguiendo el protocolo de que el acusado confirme sus datos personales. “En el País Vasco”, respondió Urrutikoetxea. “¿Nacionalidad?”, continuó la juez. “Española, forcement” (por fuerza), replicó Urrutikoetxea, quien a continuación siguió sentado, a veces con visibles molestias físicas, los argumentos de sus abogados y de la fiscalía, durante las más de dos horas que duró la audiencia con tan sorpresivo final.


Sus abogados perfilaron este jueves lo que se intuye será también la principal línea de defensa cuando comiencen los juicios que tiene pendientes, para los que aún no hay fecha fijada. La de que Urrutikoetxea es un hombre “comprometido” que se arriesgó apostando por la paz y que participó en las principales negociaciones con el Gobierno español de los últimos años. Y, también, la de un hombre enfermo que requiere de unos cuidados que no puede recibir en prisión. El abogado Laurent Pasquet-Marinacce lo ha presentado como el “principal artífice del fin de la lucha armada” de ETA. Josu Ternera tuvo un “lugar activo y central en todos los esfuerzos e iniciativas desde finales de los años noventa para poder lograr una salida pacífica al conflicto”, sostuvo el abogado al defender el “combate de 30 años por la paz” de su defendido.


Proceso de 2010


El de este miércoles era la primera audiencia por el sumario que el 1 de diciembre de 2010 condujo a su condena en ausencia a siete años de cárcel por pertenencia a ETA, y en concreto por su papel como dirigente de la organización terrorista. Tiene otra cita, ante el tribunal correccional, el 28 de junio, ya que también ha recurrido la pena a ocho años de cárcel por su papel como miembro del aparato político de la banda entre 2011 y 2013, que incluye, sobre todo, el periodo en que estuvo en Noruega hasta ser expulsado por ese país. Josu Ternera había acudido al país nórdico junto a otros dos destacados miembros de esa estructura, Iratxe Sorzábal y David Pla, para intentar abrir una negociación con el Gobierno español, que la rechazó. Sorzábal y Pla, arrestados en septiembre de 2015, fueron condenados el pasado mes de febrero en París a siete y cinco años, respectivamente, en un sumario que también incluía su implicación el episodio de Noruega. El segundo está en libertad en Francia desde el 18 de abril.


Además de los procedimientos en Francia, la Audiencia Nacional de Madrid ha solicitado a Francia su entrega para ser enjuiciado por el atentado de 1987 contra la casa cuartel de Zaragoza en el que murieron once personas, entre ellas seis menores. Esa demanda será abordada por la sala de instrucción del Tribunal de Apelación de París, aunque todavía no se conoce en qué fecha. Sus abogados han asegurado este miércoles que aún no han recibido ninguna notificación.


Urrutikoetxea Bengoechea fue sentenciado una primera vez en Francia a 10 años de cárcel tras su arresto en Bayona en enero de 1989. Cuando cumplió esa pena, fue entregado en 1996 a España, donde fue elegido parlamentario vasco en 1998 en las listas de Euskal Herritarrok, quedó en libertad en 2000 y dos años más tarde pasó a la clandestinidad, hasta mayo pasado.

EL PAÍS







Contenido Relacionado