Mérida, Septiembre Martes 21, 2021, 10:55 pm

Inicio

Opinión



Las gobernaciones simbólicas por Luis Loaiza Rincón

Diario Frontera, Frontera Digital,  LUIS LOAIZA RINCÓN, Opinión, ,Las gobernaciones simbólicas por Luis Loaiza Rincón
Luis Loaiza Rincón


La eventual elección de gobernadores trae de nuevo al centro de la discusión un tema presente en nuestra historia desde el nacimiento de la república: el carácter federal del Estado venezolano.

La vigente Constitución formalmente establece que Venezuela es un Estado federal “descentralizado”, conforme a los “principios de integridad territorial, cooperación, solidaridad, concurrencia y corresponsabilidad que son característicos de un modelo federal cooperativo, en que las comunidades y autoridades de los distintos niveles político-territoriales participan en la formación de las políticas públicas comunes a la Nación”, tal como lo precisó el constituyente.

Sin embargo, la realidad es muy distinta. Gobernaciones y gobernadores están atados a múltiples mecanismos operativos que terminan anulando sus competencias y convirtiéndolos en mudos acompañantes del proceso de formación de las políticas públicas.

Las gobernaciones se han convertido en instancias para el pago de nóminas con recursos del poder central dado que casi cualquier tema tiene que ser tramitado en la capital de la república ante las instancias ministeriales correspondientes. A ello debe sumarse la nefasta práctica de nombrar un “protector” como ente paralelo que contrarresta y anula el desempeño del funcionario legítimamente electo por el pueblo.

Ahora que muchos se interesan en eso que llaman la “defensa de los espacios” debe entenderse que no se trata únicamente de resolver un asunto político electoral saldado con la elección de un funcionario atado de pies y manos para resolver algunos de los problemas más graves de la población, sino de impulsar un cambio que, sobre la base del estricto respeto de la Constitución, haga efectiva las competencias de los gobernadores en el marco del Estado federal descentralizado.

El ejercicio simbólico del cargo no tiene sentido. Hay que replantear el asunto, para que los gobernadores asuman y amplíen sus competencias y vuelvan a ser los funcionarios proactivos que alguna vez fueron.







Contenido Relacionado