Mérida, Julio Martes 23, 2024, 04:10 pm

Inicio

Opinión



Asia, tecnología y comercio por Alberto José Hurtado B.

Diario Frontera, Frontera Digital,  Alberto José Hurtado B., Opinión, ,Asia, tecnología y comercio por Alberto José Hurtado B.
Alberto José Hurtado B.


En las décadas de 1980 y 1990, los cambios ideológicos, políticos y económicos transformaron la economía política. Esto debido, en gran medida, a que los policymakers controlaron la inflación, bajaron los impuestos, frenaron la expansión del Estado del bienestar, privatizaron las industrias estatales, introdujeron la competencia en las industrias reguladas, redujeron las barreras comerciales y desregularon los flujos de capital.

A partir de esto, dos industrias se consolidaron con la liberalizaron comercial: 1) telecomunicaciones y 2) tecnología de la información. Durante la década de 1980, muchos monopolios estatales de correos, teléfonos y telégrafos se convirtieron en empresas privadas, dando lugar a mercados más competitivos. De igual forma, los acuerdos comerciales —especialmente el Acuerdo sobre Tecnología de la Información (ATI) de la OMC de 1996 dieron lugar a una cadena de suministro de equipos de tecnología de la información y la comunicación (TIC) distribuida a lo largo y ancho del planeta. Y el uso de Internet unió la economía digital mediante estándares abiertos y sin un propietario único.

Con esto se transformó la economía internacional, para dar lugar a las redes sociales, el comercio electrónico, el intercambio de vídeos y las aplicaciones, tan utilizadas en la actualidad. La economía de plataformas facilitó una mayor interconexión e interdependencia entre los países del mundo y redujo, por un momento, los debates alrededor de las guerras arancelarias —tan incesantes desde la primera mitad del siglo XX—, las restricciones a la movilidad de factores de producción —especialmente el trabajo—, y la necesidad de una mayor autonomía nacional de los gobernantes para solucionar con eficiencia los problemas locales y preservar la seguridad territorial.

Pero todo cambió con la ocurrencia de crisis globales —como la crisis financiera de 2008, la pandemia del coronavirus, el cambio climático, los movimientos migración de gran escala, entre otras—, que necesitan de soluciones globales en un contexto de recursos limitados. Al respecto, las TIC se convirtieron en la vía para preservar la dinámica del comercio de bienes y servicios a nivel mundial mientras se gestionan las crisis.

Dado que no todo el mundo tiene el mismo nivel de acceso a las tecnologías de información y comunicación, las ventajas que derivan de su uso llegan a un limitado número de actores de la economía internacional. Lo que ha ocasionado un clima de acceso desigual a los beneficios que brinda la nueva economía internacional, dividiendo al mundo en bloques alrededor de países con potencial de liderazgo tecnológico.

En este contexto, es evidente la falta de confianza recíproca entre los países que amenaza el régimen de comercio internacional y la región asiática tiene un papel fundamental para evitar la vuelta al proteccionismo. China siempre ha sido agresiva a la hora de aprovechar el acceso al mercado para consolidar esfuerzos de transferencia de tecnología; India se ajusta a este patrón avanzando rápidamente en la prohibición del uso de aplicaciones y promoviendo la vigilancia de los proveedores de servicios por Internet. Japón y algunos países de la ASEAN siguen interesados en continuar la tendencia a la liberalización y la globalización en el ámbito digital. Y los miembros de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP por sus siglas en inglés) tratan de consolidar algunos aspectos claves del comercio digital e intentan avanzar en materia de servicios digitales.

Así, entre dos corrientes bien marcadas: neoproteccionismo y neoliberalismo, los países de Asia intentan atender las nuevas exigencias del comercio internacional. Promoviendo las inversiones en tecnologías y las políticas para el desarrollo de nuevas industrias, pretenden responder —desde orillas diferentes— a los cambios que traen a la economía mundial las redes de quinta generación (5G), los semiconductores, las plataformas de redes sociales, la inteligencia artificial, la Blockchain, entre otras tecnologías de reciente uso.

* @ajhurtadob





Contenido Relacionado