Mérida, Julio Martes 23, 2024, 02:21 am

Inicio

Opinión



De fútbol y otros festejos por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI

Diario Frontera, Frontera Digital,  ALIRIO PÉREZ LO PRESTI, Opinión, ,De fútbol y otros festejos por ALIRIO PÉREZ LO PRESTI
ALIRIO PÉREZ LO PRESTI


Me tomé unos días libres para poder ver el mundial de fútbol 2022 y vaya si valió la pena.

Argentina y sus logros

De la mano de Lionel Messi, los argentinos lograron la final soñada. Contra el adversario más difícil y en un partido que bien pudo cortarle para siempre la respiración a cualquiera, se hicieron de su tercera copa del mundo luego de décadas de sequía futbolística en esta competencia tan exigente, la más importante de todas. Argentina es merecidamente el campeón del mundo de 2022 y su capitán el mejor jugador de fútbol de toda la historia.

El mundo da vueltas y cambia

Europa va cambiando. La desesperada necesidad de migrar a mejores destinos ha hecho que un sinfín de personas provenientes de África se hayan visto forzadas a buscar mejores destinos. Es un asunto tan natural, como natural es la existencia y lo digo con conocimiento de causa por mi carácter de migrante. Las nuevas generaciones de jóvenes nacidos en el continente de viejos (y viejas tradiciones) han modificado la tipología de los jugadores de las distintas selecciones. Basta con ver las fotos de la generación francesa que acompañaba a Michel Platini y compararla con el actual plantel de jugadores de fútbol para tener el botón de muestra para entender que esos cambios no solo son de carácter étnico sino de profundo relevo generacional, pues toda migración masiva y continua lleva consigo la transformación del lugar que se tenga como destino. Desde los cambios propios de la cultura, como la lengua, hasta la religión y las tradiciones. La migración lo cambia todo. Generalmente para mejor y sin excepción los cambios llegan para quedarse. Luchar contra la migración es arar en el mar.

Cambios y recambios

Migrar es un derecho humano. No se migra para turistear, sino con la finalidad de abrir un camino a la esperanza. Contra ese argumento no se puede batallar y a lo sumo, se podrían aclarar ciertas reglas de juego en donde siempre prevalecerá la premisa de que quien emigra a otra sociedad aportará sus elementos culturales a la misma. No los cambiará, sino que surgirá finalmente un ensamblaje tan idiosincrático como potencialmente inédito en el cual los elementos propios de las distintas culturas se irán potenciando unos con otros hasta llegar a una suerte de versión final civilizatoria que con el tiempo también irá cambiando. El cambio es una instancia de la cual podemos estar seguros. Pocas cosas permanecen estáticas.

Viva la Argentina

Un país hecho de migrantes que ha demostrado que es capaz de reponerse de los peores escenarios, en donde de manera recurrente, la pasión puede superar cualquier afán argumentativo. Argentina nuevamente es el ombligo del mundo futbolístico en donde el desborde de las emociones se ha hecho costumbre y que si miramos con detenimiento hay algo de cada uno de nosotros en ese país tan maravilloso que siempre es capaz de sorprendernos. Enhorabuena.





Contenido Relacionado