Mérida, Julio Martes 23, 2024, 01:42 am

Inicio

Opinión



Japón y la nueva OMC por Sadcidi Zerpa de Hurtado

Diario Frontera, Frontera Digital,  Sadcidi Zerpa de Hurtado, Opinión, ,Japón y la nueva OMC por Sadcidi Zerpa de Hurtado
Japón y la nueva OMC por Sadcidi Zerpa de Hurtado


La más reciente decisión de Japón de adherirse al Acuerdo Multipartito de Arbitraje de Apelación Provisional (MPIA por sus siglas en inglés), es un claro apoyo al orden comercial basado en normas y muestra la dirección que tomará la organización multilateral el marco de un mundo cada día más polarizado. El MPIA es un sistema de arbitraje de apelación creado en abril de 2020 por iniciativa de la Unión Eurpea (UE) y Canadá, comenzó con 47 miembros de la OMC —incluidos la UE, Australia, Canadá y China— y en la actualidad lo integran 53 países.

El objetivo principal del MPIA es complementar el sistema de solución de diferencias de la OMC. Con esta meta se pretende favorecer la dinámica del comercio mundial debilitada por los vetos estadounidenses al sistema de solución de diferencias. El nuevo acuerdo se sustenta en el respeto a las normas de la OMC desde un nuevo espacio para la solución de diferencia entre países miembros. En este sentido, si dos países de la OMC suscriben el MPIA, las diferencias entre estos pueden solucionarse mediante las normas de este acuerdo en lugar de recurrir al Órgano de Apelación de la OMC aún hoy paralizado. Para garantizar los resultados de este nuevo marco, los laudos arbitrales se reconocen como vinculantes y, si una parte no cumple, pueden estar sujeto a contramedidas.

En este orden, la decisión de adhesión japonesa entre otras cosas responde a la necesidad de superar la parálisis del sistema de solución de diferencias en el seno de la OMC, que refleja el compromiso por avanzar hacia un sistema más dinámico que funcione plena y eficazmente para solucionar las controversias. Además, como respuesta gubernamental la adhesión japonesa ha sido considerada como el mejor camino para responder a las presiones del sector empresarial japones en relación con la solución de diferencias relativas a las medias tomadas por India y Corea del Sur al menos en materias sensibles como lo relacionado con productos de acero, microchips y demás componentes de equipos de última tecnología. De igual manera, Japón indirectamente incide a nivel multilateral pues la adhesión en la clara respuesta hacia la reactivación del comercio mundial mediante la conformación de un espacio más flexible, dinámico y de resultados ajustados a la realidad.

Todo representa la silla en la que Japón hoy se sienta en la comunidad internacional que lo hace parte del MPIA y de las medidas inmediatas para solucionar diferencias a nivel del comercio internacional. De esta forma, solucionar las diferencias comerciales con Japón ahora es directa e inmediata, pues el país con la reciente adhesión al MPIA brinda oportunidades a quienes hoy como economías representan escenarios de tensión internacional, pero que por otro lado representan el principal socio comercial con impacto en la región asiática.

De igual manera, aunque las normas tradicionales en la OMC son evidencia de seguridad y orden internacional, de la reciente adhesión de Japón a la MPIA queda claro la acción eficaz particular de un miembro de la organización internacional para resolver y cumplir con los compromisos y el respaldado en la rápida y mejor solución a los problemas en el sistema abierto del comercio. Finalmente, Japón en 2023 es reflejo de un actor internacional con seria voluntad para facilitar y mejorar los mecanismos de solución de controversias en la OMC. Cuya participación no se limita, en su lugar se expande a nuevos instrumentos de actuación que en particular potencian sus positivos resultados y se multiplican en sus socios y no socios. Felicidades a Japón por la nueva lección de verdadero pragmatismo basado en resultados.

*@zerpasad





Contenido Relacionado