Mérida, Julio Martes 23, 2024, 02:34 am

Inicio

Entretenimiento



ENFERMERÍA – FERIA DE SAN FERMÍN

Borja Jiménez, tras la cornada de Pamplona: "Sería bueno que se recompensaran los triunfos en plazas de primera, como se ha hecho siempre"

Diario Frontera, Frontera Digital,  Entretenimiento, ,Borja Jiménez, tras la cornada de Pamplona: "Sería bueno que se recompensaran los triunfos en plazas de primera, como se ha hecho siempre"
Foto: Alfredo Arévalo – Plaza 1.


El matador de Espartinas, el cual este pasado viernes anunciaron su presencia en el abono tovareño, recibe a EL MUNDO tras su ensangrentado triunfo este domingo en Pamplona: "Sabía que para arrancarle las dos orejas, me tenía que tirar encima"

ZABALA DE LA SERNA

@zabaladelaserna

Diario EL MUNDO de Madrid

 

"La zona donde metió el pitón es delicada: está muy cerca de la femoral, pero gracias a Dios no la rompió. He tenido mucha suerte". Así describe Borja Jiménez a EL MUNDO el ensangrentado precio que pagó por su triunfo en Pamplona este domingo. El diestro de Espartinas fue trasladado al Hospital Universitario de Navarra, donde se está recuperando de la gravísima cornada.

El torero se encuentra estable y, después de haber pasado una noche larga, recibe a EL MUNDO en el hospital para analizar la cogida. El pitón le atravesó el muslo, tocando la femoral sin llegar a romperla, aunque sí seccionándola. "Salió por el otro lado. Me ha partido el cuádriceps, que es el que me está dando un poco más la lata. He dormido poco por los tirones que me daban los músculos", comenta.

El parte médico firmado por el doctor Hidalgo pronosticó la gravedad de la lesión que sufrió al entrar a matar al sexto toro de La Palmosilla. "El pitón no rompió la femoral, pero sí la contusionó. Gracias a Dios no ha sido más, que ya es un milagro por donde me ha cogido. Son los milagros que pasan en San Fermín".

En el segundo intento, tras coger hueso, Borja Jiménez fue consciente a la hora de perfilarse de que tendría que pagar por ir detrás de la espada. La cornada fue inevitable, pero el triunfo también. "Al final, sabía que para arrancarle las dos orejas, después de haberle pegado el primer pinchazo, me tenía que tirar encima. Es verdad que el toro estaba un poco atravesado, que no estaba bien colocado, pero lo vi claro y tiré hacia delante. Sabía lo que podía pasar pero al final le corté las orejas, que era lo que estaba buscando", confiesa el diestro.

A pesar de descerrajar la Puerta Grande de Madrid y proclamarse triunfador de San Isidro, Borja Jiménez se está quedando fuera de los carteles del resto de ferias. Por insólito que parezca, la feria de Pamplona es una de las pocas que ha contratado a Jiménez. Pero el diestro está centrado en su trabajo: "Eso es cosa de los empresarios y del apoderado. Yo me limito a torear, pero sería bueno que todos los toreros que triunfaran en plazas importantes estuvieran en todas las ferias".

"No sólo por mí, sino por todos los toreros que hacen eso porque cuesta mucho trabajo triunfar en plazas de primera y, cuando se hace, sería bueno que llegara esa recompensa como ha pasado toda la vida en el toreo", dice.

Aunque se hable de una posible renovación del escalafón, las puertas no parecen abrirse para los matadores que se granjean los triunfos más complicados. "Cuesta trabajo pero hay que seguir dando motivos sin quejarse por eso. Hay que dar más motivos para que no tengan más remedio que contar contigo".

De forma paralela, Julián Guerra, apoderado del torero, señala a EL MUNDO que las cornadas deben venir, si es que vienen, en sitios de responsabilidad porque tienen una trascendencia mayor. El triunfo de este domingo, aunque sacrificado, es otro motivo importante que refuerza a Borja Jiménez: "Pamplona, Madrid, Sevilla...Son plazas donde merece la pena hacer el esfuerzo. Merece la pena tirar la moneda al aire, que sea lo que Dios quiera. A veces sale bien, otras suceden este tipo de percances. Pero que sea en este tipo de plazas, en las que de verdad te sitúan en las ferias y en el nivel del escalafón en el que quieras estar", comenta el torero.

Borja Jiménez todavía no tiene claro cuánto tiempo tardará en reaparecer. De momento, los médicos están haciendo un seguimiento de la evolución de la lesión. El diestro espera que sea "lo antes posible, si Dios quiere".





Contenido Relacionado