Mérida, Septiembre Lunes 20, 2021, 01:37 pm

Inicio

Tecnología



Open English, una idea perseverante que nació en un apartamento

Diario Frontera, Frontera Digital,  Open English, Tecnología, ,Open English, una idea perseverante que nació en un apartamento
Open English



En el año 2007, Andrés Moreno, con 22 años, fundó Open English cuando cursaba el último año de ingeniería en la Universidad Simón Bolívar (USB). Actualmente, la compañía es líder para el aprendizaje de inglés en América Latina y el mercado hispano en Estados Unidos, con más de 200 mil estudiantes que cursan el programa.


“Es una historia de emprendimiento que salió de un pequeño apartamento de estudiantes en Venezuela. Había decidido parar mis estudios para dedicarme a emprender y comencé una primera empresa junto con un socio, era una empresa en la hacíamos entrenamiento en inglés para ejecutivos en compañías transnacionales, y el diferenciador era que traíamos a profesores norteamericanos a vivir en Venezuela y a dar clases en esas compañías”, contó Moreno en el podcast Conversaciones de Alejandro Puglia.


“El modelo funcionó y fue exitoso, relativo al tamaño del mercado inicial, y teníamos clientes como Procter & Gamble, Microsoft y otras compañías grandes como Cargill. Y a ellos les encantaba porque teníamos a profesores norteamericanos que daban las clases — muchachos que eran egresados de universidades Ivy League en Estados Unidos y los traíamos a América Latina a dar clases. Eso fue un modelo que fue exitoso hasta cierto tamaño, pero no escalaba”, señaló.


Andrés Moreno comentó que en un inicio los profesores eran llevados en un autobús a cada empresa. Luego buscó un nuevo posicionamiento para llegar directo a la casa de cada estudiante a través de internet, pero con el mismo concepto de que un profesional norteamericano ofreciera las clases.


“Terminamos teniendo más de una docena de programadores de la Simón Bolívar trabajando desde mi apartamento, donde estábamos desarrollando la plataforma inicial de Open English y de ahí me quedé sin dinero, así que con unas pocas millas de American Airlines que me quedaban y con un dinerito que me quedaba, me monté en un avión y me fui a visitar a un amigo en Silicon Valley que me había dicho que allá se podía levantar capital de inversionistas ángeles. Yo no tenía ni idea de qué eran. Me acuerdo de la ansiedad que tenía de que si no levantaba algo de capital iba a tener que volver un mes después, o semanas después, y cerrar la compañía que había comenzado”, relató Moreno.


El dinero que recolectaba lo enviaba a Venezuela para el desarrollo de la plataforma que tardó dos años en estar lista. “Cambiamos de nombre varias veces, cambiamos el modelo de negocio otras veces, pero finalmente llegamos al modelo de hoy y bueno, ya el resto es historia. Mis opciones eran o volver a la universidad muchos años después o ser exitoso con esta compañía. El fracaso no era una opción, y no tenía mucho que perder a la edad que tenía. Fueron años de mucha ansiedad, mucha tensión, pero finalmente salió y nunca paramos”, puntualizó el también presidente de la junta directiva de Open English.


“La perseverancia no la veo como hacer la misma cosa de la misma manera 100 veces, sino más bien como pivotear. Si las cosas no salen de una manera, te mueves, buscas la forma de llegar a tu meta, y te vas adaptando y flexibilizando hasta lograrlo. Creo que los buenos emprendedores son los que siempre están pensando de esa forma”, agregó.


La necesidad de conectar emocionalmente con el público los llevó a contar la misión de la compañía mediante la televisión para dar a conocer su modelo de negocio de suscripción. “Los comerciales fueron muy cómicos y a la gente les encantó. Una de las cosas que pasó es que no solamente los comerciales fueron exitosos, sino que aprendimos a mercadear en televisión y nos convertimos en uno de los 10 publicistas con más frecuencia en cable en la región y eso hizo que estos comerciales tuvieran mucha recurrencia en un momento en que el cable era muy prevalente”, destacó Andrés Moreno.


El director ejecutivo de Open English señaló que desde marzo de 2020, debido a la pandemia de COVID-19, el negocio se duplicó. “De repente no quedó otra opción y la gente empezó a probar y decir “esto me gusta, esto es mejor”. Empezamos a tener clientes que nos llaman y nos dicen lo que nosotros veníamos diciendo desde el comienzo, que aprender desde casa es mucho más cómodo”, finalizó. 


La entrevista completa se puede escuchar en el siguiente enlace:


<iframe height="200px" width="100%" frameborder="no" scrolling="no" seamless src="https://player.simplecast.com/f096671e-5c86-49c9-8650-15816f76b1e7?dark=false"></iframe>






Contenido Relacionado